Un juez ordena por primera vez liberar en EE.UU. a detenidos en Guantánamo

WASHINGTON 07 10 08 : La orden dada ayer por un tribunal de Washington de poner en libertad, por primera vez en territorio de Estados Unidos, a un grupo de detenidos de Guantánamo representa un serio revés para el Gobierno de George W. Bush.

 

En una esperadísima decisión, el juez de distrito Ricardo Urbina leyó su dictamen en una audiencia celebrada para determinar el destino de 17 presos de la etnia uigur, una minoría china de religión musulmana, que reclamaban su puesta en libertad de la prisión de la base naval estadounidense de Guantánamo.

 

Se trata de la primera ocasión en que un juez determina que se pongan en libertad en suelo estadounidense a presos de Guantánamo. En su sentencia, que ha sido acogida con júbilo por los grupos de derechos humanos, Urbina dictamina que no hay pruebas de que los 17 uigures fueran “combatientes enemigos” o representaran un riesgo para la seguridad de Estados Unidos. El grupo de uigures deberá comparecer el viernes para una audiencia.

 

El magistrado subraya que la Constitución de Estados Unidos prohíbe detenciones indefinidas sin causa ni cargos. Sin embargo, hasta el momento no está claro cuándo se pondrá en libertad a los presos o si el Departamento de Justicia planea apelar la decisión del juez Urbina. Un portavoz indicó que ese Departamento estudia la sentencia.

 

La Administración de Bush había alegado que los jueces federales no tienen autoridad para ordenar liberaciones en suelo estadounidense de detenidos de Guantánamo.

 

El grupo de musulmanes chinos, que lleva casi siete años detenido en Guantánamo, esperaba desde el 2004 su puesta en libertad. Permanecían prisioneros en la base naval desde que fueron capturados en 2001. Habían estado residiendo en un campo de entrenamiento talibán en Afganistán y cruzaron las montañas a Pakistán, donde fueron apresados por las autoridades de ese país, que los entregaron a EE.UU.

 

Entonces, el Pentágono ya había determinado que ningún miembro del grupo representaba un peligro para Estados Unidos, pero los mantenía retenidos porque no había conseguido encontrar un tercer país que se ofreciera a acogerlos.

 

En China, la minoría uigur, una etnia vinculada a las tribus turcomanas del centro de Asia, vive en el este, en la provincia de Xinjiang, y es protagonista de un movimiento en favor de una mayor autonomía dentro de la República Popular. Pekín rechaza de manera tajante cualquier iniciativa para una mayor autonomía y ha hecho frente con dureza a lo que considera actividades separatistas.

 

Las autoridades chinas reclamaron a EE.UU. el traspaso de la custodia de los musulmanes, pero la Administración Bush y organizaciones pro derechos humanos temen que sean torturados.

 

Los esfuerzos estadounidenses por encontrar un país que acepte a esa minoría han sido infructuosos por el miedo de muchos estados a las represalias diplomáticas.

 

  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: