CRISIS FINANCIERA Premio Nobel a Krugman simboliza lo que muchos describen como fin de una era

Washington, 13 oct (EFE) por Teresa Bouza.- La concesión hoy del Premio Nobel de Economía a Paul Krugman, que culpa a las políticas fiscales y a la desregulación impulsada por la actual Casa Blanca de propiciar la actual crisis financiera, es una señal de los nuevos tiempos que corren.

 

Galardonado por “sus análisis de los patrones de comercio y de la localización de la actividad económica”, el economista estadounidense ha sido uno de los principales críticos de las políticas neoliberales del presidente George W. Bush.

 

La distinción llega justo después de que muchos de los expertos y funcionarios reunidos en Washington durante los últimos días con motivo de la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial, que concluye hoy, pronosticasen el fin de una era que alcanzó su punto álgido con Bush, una época en la que los mercados adquirieron estatus de sacrosantos.

 

El magnate George Soros es de los que piensan que la crisis mundial con epicentro en EEUU, que ha forzado la acción coordinada y extraordinaria de Washington, sus socios europeos y otras capitales, supone un punto de inflexión.

 

Soros culpó el domingo a la fe en el mercado, que comenzó hace una generación durante el mandato del presidente estadounidense Ronald Reagan (1981-1989) y la primer ministra británica Margaret Thatcher (1979-1990), de las actuales turbulencias.

 

El multimillonario indicó que la noción de que los mercados corrigen sus excesos llevó a una masiva expansión de la financiación de la deuda que culminó con las hipotecas de alto riesgo y que personificó la mentalidad del dinero fácil, raíz, dijo, del desastre al que asistimos.

 

“Esa creencia se convirtió en el credo dominante y llevó a la globalización de los mercados, su desregulación y el creciente uso del endeudamiento en toda la ingeniería financiera”, apuntó Soros en una entrevista con la cadena de televisión CNN.

 

“EEUU ha estado devorando los ahorros del mundo como el centro de unos mercados globalizados. Eso se ha acabado e implica un ajuste muy serio para el país”, pronosticó el inversor y filántropo.

 

El reconocido economista estadounidense Jeffrey Sachs coincide.

 

“La era del Reaganismo se ha acabado. La filosofía de la no-regulación e impuestos bajos ha roto la espina dorsal de nuestra economía”, dijo Sachs en otra entrevista con CNN.

 

“Tenemos que tomarnos en serio (la tarea) de reconstruir un gobierno normal que paga sus cuentas y un sector financiero normal que tiene regulaciones adecuadas”, añadió Sachs.

 

En la misma línea, el ministro de Hacienda brasileño Guido Mantega dijo el sábado desde Washington que la crisis financiera ha revelado “debilidades sistémicas” y errores en las políticas de los países desarrollados que durante años se pusieron como ejemplo.

 

Dijo que prevé que una vez que la crisis se supere habrá una mayor regulación y se reconocerá la importancia del sector público en la solución de crisis y el establecimiento de mecanismos de supervisión.

 

La ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, se confesó el sábado apabullada con la magnitud de los acontecimientos.

 

“Nunca pude haberme imaginado que todos los bancos de inversión estadounidenses desaparecerían”, dijo Lagarde desde Washington el sábado en una entrevista con la radio France Info.

 

La pregunta ahora es quién sustituirá a Wall Street como centro de las finanzas mundiales si Nueva York pierde su preeminencia y cuáles serán las repercusiones geopolíticas para Washington.

 

Anne-Marie Slaughter, decana de la Escuela Woodrow Wilson de Estudios Internacionales de la Universidad de Princeton (Nueva Jersey), prevé una red más integrada de firmas financieras que hacen negocios en distintos centros regionales, pero no cree que ninguno de esos centros reemplace de Nueva York.

 

La experta dijo temer, por otro lado, en una entrevista que aparece en la página web del Concil on Foreign Relations, un centro de estudios de Washington, que la actual crisis lleve a una reducción en la ayuda externa de EEUU, con un potenciales efectos adversos para la seguridad del país.

 

En el lado positivo, Slaughter aventura que la crisis forzará a Washington a trabajar más con sus aliados.

 

“Esto nos va a obligar a consultar y trabajar con otros, algo que necesitamos hacer”, concluyó la experta.

 

Fuente: Finanzas.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: