CUBA-ESTADOS UNIDOS: ¿Nueva política a la vista?

LA HABANA, oct Por Patricia Grogg

 (IPS) – Barack Obama, en caso de ganar las elecciones, podría ser el primer gobernante de Estados Unidos en dialogar con Cuba después de casi cinco décadas de conflicto, aunque todo depende de que no intente “controlar” un proceso que compete a las dos partes, según académicos de la isla.

 

El aspirante a la presidencia de Estados Unidos por el opositor Partido Demócrata habló, cuando aún era precandidato, de una eventual diplomacia directa “sin precondiciones” con La Habana y prometió eliminar las restricciones, impuestas en 2004 por Washington, a los viajes y los envíos familiares de remesas de dinero a Cuba.

 

“Obama planteó su alternativa muy inteligentemente, porque habló de dos asuntos muy importantes para la comunidad cubana (viajes y remesas) y además dijo que estaba dispuesto a sentarse a conversar con La Habana”, comentó el académico e investigador cubano Esteban Morales en entrevista con IPS.

 

En su opinión, la propuesta implica un avance, porque “pone las cosas en un nuevo punto de partida al eliminar limitaciones impopulares del gobierno estadounidense de George W. Bush y plantear la posibilidad de conversaciones, algo inédito hasta ahora”. Sin embargo, en este último punto, Obama cometió un error que “pone a Cuba en guardia”, según Morales.

 

Al hablar en la sudoriental ciudad de Miami, ante la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), tradicionalmente la más dura e influyente de los grupos anticastristas, Obama dijo que habría una preparación cuidadosa, en la cual se establecerían las prioridades, de esas eventuales pláticas con La Habana.

 

“Como presidente, estaré dispuesto a conducir esa diplomacia en la ocasión y el momento que considere oportunos, pero sólo cuando tengamos la oportunidad de avanzar a favor de los intereses de Estados Unidos y de la causa de la libertad del pueblo cubano”, añadió.

 

A juicio de Morales, esa manera de hacer el planteo fue “algo prepotente”. “Él llegó a decir que los grupos de la comunidad emigrada debían participar en esas conversaciones y se expresó como si él fuera a controlar cuándo se conversa, cuál será la agenda y quiénes conversarán”, dijo.

 

El investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (Cehseu) añadió que Obama se equivoca cuando aspira a llevar el proceso por ese camino de conversaciones lideradas por Estados Unidos. “Se trata de un asunto de común acuerdo, que hay que negociar con Cuba”, subrayó.

 

Al respecto, recordó que el presidente de Cuba, Raúl Castro, ha dicho en más de una ocasión que este país está dispuesta a sentarse a la mesa de negociaciones para resolver el prolongado diferendo bilateral, siempre que se respete “su independencia y sobre la base de los principios de igualdad, reciprocidad, no injerencia y respeto mutuo”. Puesto a definir la agenda de trabajo de unas eventuales conversaciones, Morales puntualizó que “el punto focal es que no debe haber condicionamientos a la hora de negociar”. “A partir de ahí, el resto es una lista inteligente de asuntos de mutuo acuerdo, que pueden ir de lo simple a lo más complejo”, detalló.

 

Para este experto, el bloqueo iniciado a comienzos de los años 60, que Washington llama embargo y Obama afirma que mantendrá, es “un problema político” que podría quedar fuera del debate si ambos países lo deciden.

 

En ese caso, se podría comenzar a normalizar las relaciones económicas a partir del comercio que existe hasta ahora, limitado a la venta de alimentos y con pago en efectivo. Al respecto, Morales especifica que se puede conversar sobre cómo ampliar ese comercio a otros productos, posibilidades de ventas cubanas a Estados Unidos, analizar nuevas condiciones de intercambio y el tema de los créditos, para facilitar las transacciones entre otros aspectos.

 

A pesar de todas las restricciones vigentes, Estados Unidos se convirtió a partir de 2001 en un importante suministrador de alimentos a Cuba, que realiza con ese mercado alrededor de 35 por ciento de sus importaciones por ese concepto.

 

El académico considera que Obama tiene todas las posibilidades para vencer a su rival, John McCain, del gobernante Partido Republicano, en los comicios del próximo 4 de noviembre. “Me gustaría que gane, creo que es más rico el escenario de lo que pudiera hacer Obama de manera diferente”, indicó.

 

Sin embargo, no deja de reconocer que a un republicano le resultaría “más fácil” desmontar la actual política hacia Cuba, que a un demócrata.

 

“Los republicanos son muy pragmáticos, más coherentes desde el punto de vista ideológico. Alguien de sus filas sería muchísimo menos cuestionado que un demócrata ante una decisión así”, afirmó.

 

Morales opina que la decisión de llevar a Obama, un afrodescendiente, a la candidatura presencial es un hecho inédito. “Yo creo que el racismo y la intolerancia ha bajado en los últimos 30 o 40 años, pero no el todo. Queda por ver si la sociedad estadounidense está realmente preparada para aceptar un presidente negro. Es una incógnita,” señaló.

 

Las referencias oficiales sobre los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos han sido hasta ahora virtualmente monopolizadas por el ex mandatario cubano Fidel Castro, para quien Obama “supera en inteligencia y serenidad” a McCain, “uno de los peores alumnos de su curso en West Point”.

 

En una columna de opinión publicada este domingo en la prensa cubana, Castro alerta que en “Estados Unidos existe un profundo racismo, y la mente de millones de blancos no se reconcilia con la idea de que una persona negra con la esposa y los niños ocupen la Casa Blanca, que se llama así: Blanca”.

 

En ese sentido, considera que “de puro milagro el candidato demócrata no ha sufrido la suerte de Martin Luther King, Malcolm X y otros, que albergaron sueños de igualdad y justicia en década recientes”, en referencia al asesinato en los años 60 de esos líderes del activismo por los derechos civiles.

 

En un comentario anterior, el ex gobernante fustigó la plataforma cubana de aspirante demócrata y consideró que se pueden traducir en una fórmula de hambre para la nación, las remesas como limosnas y las visitas como propaganda para el consumismo y el modo de vida insostenible que lo sustenta

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: