ALIMENTACIÓN: Difícil rescate de 1.000 millones de hambrientos

NACIONES UNIDAS, 14 oct Por Wolfgang Kerler

  (IPS) – Aliviar la penuria de los hambrientos del mundo sigue siendo una meta muy lejana. El Índice Global del Hambre (IGH), publicado este martes, señala que, aun antes de la crisis alimentaria en curso, 33 países presentaban una situación alarmante.

>

 

La población hambrientos de India es la mayor, en términos absolutos, entre las todos los países del mundo en desarrollo analizados por el Instituto Internacional para la Investigación en Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones especializadas.

 

A tal grado llega la alarma que el IFPRI presentó, este mismo martes, un informe nacional específico, el Índice del Estado del Hambre en India.

 

Si bien el IGH 2008 presenta mejoras desde la medición de 1990, no incluye datos posteriores a 2006, cuando el aumento de precios y la escasez de comida, entre otros factores, originaron hambrunas en todo el mundo y una crisis alimentaria mundial.

 

“Aunque encontramos varios casos de éxito, en ninguno fue de alcance general”, dijo a IPS Marion Aberle, portavoz de la organización no gubernamental alemana Welthungerhilfe (antes conocida como Agro-Acción Alemana).

 

“Es escandaloso que casi mil millones de personas en todo el mundo todavía sufran hambre”, agregó.

 

Welthungerhilfe, el IFPRI y Concerní Worldwide elaboraron el IGH 2008, estudio que abarca 88 países en desarrollo con los últimos datos disponibles, emitidos entre 2001 y 2006.

 

Dada las fechas en que se recopilaron esas estadísticas, “el análisis no refleja la actual crisis por el aumento de precios de los alimentos, pero evidencia qué países podrían ser más vulnerables a ella”, indicó el IFPRI en una declaración.

 

El dramático encarecimiento de la comida registrado desde 2006 marcó un gran retroceso en la lucha contra la desnutrición, pues los países más afectados por el hambre son importadores netos de cereales y otros productos alimentarios.

 

Aun así, “sus sectores agrícolas tienen el potencial de alimentar a sus respectivas poblaciones”, afirmó Aberle. “La única manera de erradicar efectivamente el hambre es impulsar la producción agrícola en el mundo en desarrollo.”

 

Además, agregó la activista, es preciso brindar asistencia alimentaria a los países que actualmente sufren hambruna.

 

El IGH combina, en su mayor parte, tres indicadores: la proporción de desnutridos, la prevalencia de menores de cinco años con bajo peso y la mortalidad infantil. El índice tiene una escala de 100 puntos. El cero marca la inexistencia de hambre.

 

En términos globales, el IGH cayó casi un quinto desde el 18,7 de 1990 al 15,2 de 2008.

 

“El mundo ha hecho avances muy lentos en la reducción del hambre en las décadas pasadas, con diferencias dramáticas entre países y regiones”, dijo Joachim von Braun, director general del IFPRI.

 

El IGH cayó desde 1990 casi 40 por ciento en América Latina, alrededor de 30 por ciento en Asia sudoriental, de 25 por ciento en Asia meridional y 11 por ciento en África subsahariana.

 

“El deterioro más dramático se registró en República Democrática del Congo”, dijo Aberle. En 1990, su IGH sumaba 25,5 puntos, y en el actual informe, 42,7.

 

En República Democrática del Congo se encuentran todos los factores de los países muy afectados por el hambre: guerra, conflictos violentos e inestabilidad política, alta prevalencia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, causante del sida), inequidad y falta de libertades.

 

Otros países con niveles “extremadamente alarmantes” de hambre (un IGH de entre 20 y 29,9) son Eritrea, Burundi, Níger, Sierra Leona, Liberia y Etiopía.

 

Con excepción de Haití, los 26 países ubicados en este nivel se encuentran en África subsahariana y Asia sudoriental y meridional.

 

Las regiones con peor puntaje promedio en el IGH 2008 son África subsahariana, con 23,3, y Asia meridional, con 23,0.

 

Los países más exitosos son Kuwait y Perú. Ambos mejoraron 70 por ciento sus IGH.

 

Pero sólo un puñado de países hicieron progresos significativos. Los de un tercio de los analizados fueron modestos, con una caída del IGH de entre 25 y 50 por ciento.

 

Uno de esos países es India, cuyo IGH cayó de 32,5 en 1990 a 23,7 en 2008. Hoy se ubica en el puesto 66 entre los 88 países analizados según el índice. Allí viven 200 millones de hambrientos, más de un quinto del total.

 

El informe nacional analiza los 17 grandes estados de India. En ellos, el IGH va del 13,6 de Punjab al 30,9 de Madhya Pradesh, por lo que ninguno tiene un hambre “baja” o “moderada”.

 

En casi todos los estados, el bajo peso de los menores de cinco años constituyen la mayor contribución al índice, y en el resto lo es el déficit de ingesta diaria de calorías.

 

“Otro dato interesante es el vínculo entre indicadores económicos e IGH: no todos los estados con crecimiento económico alto tienen una buena situación alimentaria”, dijo Menon.

 

Para erradicar el hambre en India, los autores del informe recomiendan fortalecer el sector agrícola, la protección social, los programas de reducción de la pobreza y los de distribución de nutrientes esenciales, así como atención a la salud de mujeres y niños, en especial en la gestación y en los primeros dos años de vida.

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: