PERIODISMO-PAKISTÁN: El acoso sexual es rutina

LAHORE, Pakistán, oct Por Beena Sarwar

 (IPS) – El crecimiento vertiginoso de los medios de prensa electrónicos cambió el panorama en Pakistán, donde la tasa de analfabetismo impide que alrededor de 60 por ciento de la población lea los diarios. Pero también plantea desafíos a las mujeres periodistas, especialmente en relación con el acoso sexual.

 

La mayoría de los miembros de la Asociación de Periodistas de Televisión de Pakistán (PATJ) tienen menos de 35 años de edad, según el secretario general de esa organización, Faysal Aziz Khan, quien tiene 33.

 

Entre sus alrededor de 700 miembros sólo hay unas 50 mujeres, y cerca de la mitad de ellas están en la ciudad de Karachi, el centro financiero del país. Tienen una notoria presencia como conductoras de noticieros y programas de entrevistas en docenas de radios y canales de televisión privados.

 

La mayoría considera que su máxima preocupación es el acoso sexual, según Zebunnisa Burki, coordinadora de la no gubernamental Mujeres en los Medios de Asia Meridional (SWAM, por sus siglas en inglés), creada en abril. Ha organizado varias conferencias en Afganistán, Nepal y Pakistán.

 

“Prácticamente todas las periodistas que están aquí tienen una historia para contar”, dijo a IPS durante un encuentro organizado por SWAM en septiembre en la ciudad paquistaní de Lahore. “El departamento que registra las quejas será el más activo de nuestra organización”, agregó.

 

El segundo tema de preocupación identificado por las delegadas que asistieron a esa conferencia fue la discriminación de género. Señalaron que reciben un menor salario que los hombres por la misma función y que deben “batallar” para que les asignen notas políticas o de temas de gran trascendencia.

 

“Estos desafíos son diferentes a los que debimos enfrentar cuando ingresamos a la profesión en los años 80”, dijo a IPS Mariana Baabar, del diario The News. “Estas jóvenes mujeres muestran una llamativa confianza y firmeza para encarar estos temas. Nosotras también tuvimos que abrirnos camino, pero tuvimos el apoyo de la mayoría de nuestros colegas hombres”, agregó.

 

“Jamás consideramos que podíamos estar recibiendo un menor salario por el mismo trabajo, ni tuvimos que enfrentar acoso sexual. Quizás la joven generación es más conciente de sus derechos de lo que lo éramos nosotras”, dijo.

 

El relativamente nuevo problema del acoso sexual está relacionado con la discriminación de género, afirmó Rubina Jamil, presidenta de la Organización de Mujeres Trabajadoras (WWO, por sus siglas en inglés).

 

Este grupo, junto con otros de la sociedad civil, formó hace unos años la Alianza Contra el Acoso Sexual (Aasha, por sus siglas en inglés), en colaboración con la Organización Mundial del Trabajo y el Ministerio de Desarrollo de la Mujer de Pakistán.

 

“Me alegra que hagan este trabajo”, dijo a IPS una periodista radial de poco más de 20 años de edad. “Trabajo desde los 17 y ya estoy cansada de los productores que ofrecen ayudarme si acepto tener una cita con ellos. Quiero que se considere mi trabajo por sus méritos”, agregó.

 

Aasha elaboró un código de conducta en el lugar de trabajo y definió un procedimiento para tratar el acoso sexual y la discriminación.

 

“Muchas veces la tensión se genera a causa de la generalizada segregación de género en nuestra sociedad”, comentó una productora de televisión que trabajaba para Geo TV, la mayor cadena privada paquistaní, cuando Aasha comenzó sus actividades. “Muchos de estos jóvenes no saben cómo relacionarse. Esto lleva a malos entendidos que el código de conducta ayuda a aclarar”, agregó.

 

Otra razón que puede explicar el creciente acoso sexual es que, gracias a la educación, más personas están cruzando las barreras de clase.

 

“Antes, las mujeres que ingresaban al periodismo estaban relativamente bien conectadas y seguras de sí mismas. Ahora, muchas son de clase media baja y con menor autoconfianza. A los hombres les resulta más fácil intimidarlas y sacar ventaja de ellas”, afirmó una experimentada periodista.

 

“Las mujeres deben rechazar claramente esas propuestas en lugar de tratar de ser amables y recurrir a excusas”, agregó..

 

Aasha recomienda que la persona que se sienta acosada lleve un registro de la fecha, hora, lugar y naturaleza del hecho ocurrido.

 

“Esto ayuda a establecer un patrón y ofrece elementos con los que se puede trabajar”, dijo la ex productora de Geo TV.

 

“Tuvimos un caso de correos electrónicos y mensajes de texto no deseados que recibía una joven periodista. Ella siguió esos pasos. Pudimos resolver el problema internamente, sin hacerlo público o avergonzar a las personas involucradas”, agregó.

 

“Los desafíos que enfrentan las mujeres aquí no son muy diferentes a los que existen en medios de prensa en otras partes del mundo”, señaló Saima Mohsin, conductora del canal en inglés Dawn News. Llegó a Pakistán hace un año y medio, luego de trabajar en Londres para Sky TV, el canal ITV y la cadena de radio y televisión británica BBC.

 

“Las mujeres no son tomadas seriamente en ningún lado sin dar pelea”, aseguró.

 

“En Occidente, les llevó años a las mujeres alcanzar lo que en Pakistán han logrado en poco tiempo. Están dejando una marca en la industria de los medios que las ha catapultado a la visibilidad. Pero pocas son invitadas como expertas a los programas de noticias más importantes”, agregó.

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: