CULTURA-ESPAÑA: A la conquista del oriente

MADRID, 11 nov Por José Antonio Gurriarán

 (IPS) – La avanzada española hacia Japón, liderada por los reyes Juan Carlos y Sofía, incluye la puesta en marcha en Tokio del Instituto Cervantes más grande del mundo, al que seguirá otro en Osaka, para hacer frente a la fuerte demanda de estudiantes de castellano, que ya superan los 400.000 inscriptos oficialmente.

 

El embajador de Japón en Madrid, Motohide Yoshikawa, dijo a IPS que “el interés por el idioma español es impresionante en las últimas décadas”. “La cifra, en realidad, es muy superior si se suman los que lo estudian extraoficialmente y el dato de que 20 universidades japonesas imparten filología hispánica y 130 tienen clases de español”.

 

El matrimonio real viajó acompañado por la directora del instituto Cervantes, Carmen Cafarell, la ministra de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendia, y 50 empresarios del mundo de la banca, las nuevas tecnologías, las energías renovables y la alimentación, quienes desde este martes mantendrán encuentros con unos 450 colegas japoneses.

 

Yoshikawa, que también forma parte de la comitiva, explicó a IPS antes de su partida la razón de estas presencias. “Se van a estudiar fórmulas de cooperación entre empresarios japoneses y españoles en cultura, finanzas, energías renovables, investigación espacial y nanotecnología” (ciencias y técnicas aplicadas en medidas a una escala menor que un micrómetro).

 

Preguntado por qué la visita a esta potencia económica incluye materias tan diversas como la lengua, la investigación y la economía, Yoshikawa responde con solvencia desde su vasta experiencia como estudiante en una universidad española, su anterior trabajo en Argentina y en la Organización de las Naciones Unidas y su conocimiento cabal de América Latina.

 

“La lengua es el gran vehículo de la cultura y del comercio. El interés de Japón por el español y por el intercambio con España se inicia en el siglo XVI, cuando el jesuita San Francisco Javier introdujo el cristianismo en el sur del país”, comentó el diplomático.

 

“Ya en 1614, misiones especiales de señores feudales japoneses visitaron España e iniciaron las primeras relaciones comerciales entre los dos países”, recordó.

 

A ello le siguió el interés cultural y comercial de los japoneses por las naciones de habla hispana de América y del sur del océano Pacífico. “En los primeros tiempos, por México, Cuba, Filipinas y, posteriormente, prácticamente por todas ellas”, una situación que, en su criterio, se reproduce hoy en mayores proporciones.

 

España, que figura entre las principales economías del mundo con un sistema financiero fuerte, “resulta muy atractiva para un país exportador de materias y grandes empresas como es Japón”, apuntó.

 

“A través de España se pueden realizar operaciones con América Latina y, para ello, cada vez es más imprescindible el conocimiento de la lengua española”, admitió.

 

Este doble papel, de intercambio cultural y comercial, lo entendió el gramático y humanista Antonio Lebrija (1441-1522), cuando decía que “la lengua siempre fue compañera del imperio”, palabras debidamente “traducidas” por el gran poeta chileno Pablo Neruda a una época en la que, afortunadamente, no hay imperios coloniales.

 

“Qué buen idioma el mío, que buena lengua heredamos de los conquistadores torvos (…) Se llevaron todo y nos dejan todo: nos dejan las palabras”. (Pablo Neruda, en “Confieso que he vivido”, obra póstuma de memorias publicada en 1974).

 

Símbolo de la conjunción entre lengua y progreso es la visita de los reyes españoles, junto con los emperadores de Japón, al centro espacial Tsukuba y la inauguración del Instituto Cervantes de Tokio, un céntrico edificio de 4.500 metros cuadrados y con 18 aulas en las que 35 profesores impartirán clases de español.

 

El Cervantes de Tokio cuenta con una gran biblioteca-librería, preferentemente de autores hispanos, que lleva el nombre de Federico García Lorca. Sigue las pautas de las inauguradas anteriormente con los nombres del argentino Jorge Luís Borges en Nueva York, el cubano Alejo Carpentier en Argel o del español Camilo José Cela en Tel Aviv.

 

Creado en 1990, al iniciarse el tercer gobierno de Felipe González (1982-1996), “para promover y divulgar la lengua española en el mundo y para la difusión de la cultura española e iberoamericana”, el Instituto Cervantes cuenta con el apoyo de los ministerios de Exteriores, de Educación, Cultura y de Investigación y Desarrollo.

 

De los 33 centros distribuidos por tres continentes, que tenía entonces, pasó a disponer actualmente de 71, con presencia en todos ellos y en las ciudades más importantes del orbe, de Manila a Sydney, de Hanoi a El Cairo, de Casablanca a Curitiba, de Burdeos a Túnez o de Anman a Beijing…

 

Estos centros cuentan con casi 2.000 profesores, 142.000 alumnos y presencia en Internet con dos millones de internautas promedio que pretenden llegue a cuatro millones en 2012, cuando la dirección del instituto aspira a llegar a los 300.000 alumnos de clases directas en los centros.

 

La demanda de profesores en China, Japón, Estados Unidos y Brasil es tan grande que no será fácil cubrir los puestos que se precisan, se asegura.

 

El presidente del gobierno español, el socialista José Luís Rodríguez Zapatero, se llevó sorprendido las manos a la cabeza cuando el mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, le explicó que su país precisaría 200.000 profesores de español, tras la entrada en vigor de la ley que obliga a impartir ese idioma en la enseñanza secundaria.

 

Los centros Cervantes que ya existen, la treintena proyectados o en vías de construcción o acondicionamiento, los profesores de otras naciones hispanas, las universidades y escuelas públicas o privadas no serán capaces de cubrir la futura demanda de profesores de español, aunque ayudarán a ello.

 

Según la “Enciclopedia del español”, publicada por el Instituto Cervantes, en los próximos años crecerá la demanda considerablemente en estos y otros países, especialmente en los sajones y en China y Japón. El dato de que en Estados Unidos hay ya más de seis millones de estudiantes de español es suficientemente elocuente.

 

En su tercera visita a Japón, los reyes de España y los empresarios e investigadores que les acompañan impulsarán el intercambio comercial y de experiencias en cuestiones financieras, industriales y de energías renovables.

 

Unos y otros también “venderán” la lengua: 500 millones de seres humanos hablan hoy español, de los cuales nueve de cada 10 son americanos, y es el segundo idioma de comunicación internacional y el segundo utilizado en el motor de búsqueda en Internet Google.

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: