CHILE: Guerra a la jubilación privada

SANTIAGO, 12 nov (IPS) Por Daniela Estrada

– A causa de las multimillonarias pérdidas de ahorros sufridas en el último año, trabajadores exigen al gobierno de Chile intervenir de manera urgente las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y crear como alternativa un sistema jubilatorio público.

 

En octubre de 2007, los ahorros previsionales del chileno Emilio Lebtún, de 55 años, sumaban cerca de 30 millones de pesos (unos 46.000 dólares). Hoy su cuenta no tiene más de 19 millones de pesos.

 

En poco más de un año, Lebtún perdió 10 millones de pesos, puesto que sus cotizaciones eran invertidas por su AFP en acciones y otros instrumentos de renta variable, que resultaron fuertemente afectados por la crisis financiera internacional

 

“La respuesta que me dieron en la AFP fue la siguiente: ‘cuando usted ganó dinero no reclamó y ahora que perdió está reclamando'”, contó a IPS.

 

Lebtún fue uno de los trabajadores que acompañó este miércoles en una conferencia de prensa al senador Alejandro Navarro, quien informó que junto a un estudio de abogados presentará una demanda colectiva contra las AFP por los 25.168 millones dólares de ahorros previsionales que perdieron en el último año.

 

Navarro acaba de renunciar al cogobernante Partido Socialista para asumir una candidatura presidencial bajo el alero del izquierdista Movimiento Amplio Social, que busca convertirse en nuevo partido político.

 

El legislador lidera la campaña nacional “Yo me cambio”, que promueve la creación de una AFP estatal, un compromiso del gobierno de Michelle Bachelet que aún no se ha materializado. La campaña cuenta hoy con 9.230 adherentes.

 

En este escenario de crisis internacional “lo que se requiere es una intervención del Estado. ¿Cuál? Cualquiera que proteja los fondos de los trabajadores”, señaló Navarro, quien acusó a las AFP de no tomar las medidas necesarias para evitar las pérdidas y de no proveer información adecuada a sus afiliados.

 

El legislador propone como medida urgente la formación de una comisión de expertos, con representación de los cotizantes, que defina cómo invertir los ahorros previsionales.

 

En un comunicado divulgado el lunes, la Asociación Gremial de AFP señaló que éstas “invierten única y exclusivamente en títulos autorizados por ley, con la más alta diversificación. La baja en la rentabilidad en el último período se debe al menor valor de las acciones mundiales y no porque las AFP tengan instrumentos de mala calidad o tóxicos”.

 

El senador Navarro reclamó que se permita a los chilenos y chilenas que hayan tenido grandes pérdidas y que puedan jubilarse dentro de 10 años, volver al antiguo sistema de reparto, administrado por el estatal Instituto de Normalización Previsional (INP), donde aún cotizan 156.000 personas.

 

El lunes, la Superintendencia de Pensiones de Chile informó que al 31 de octubre los fondos con las cotizaciones de los trabajadores sumaban 69.084 millones de dólares, 26,7 por ciento menos que a igual fecha de 2007.

 

Cuatro de los cinco fondos de pensiones existentes (A, B, C, D y E, en orden de mayor a menor riesgo) registraron en octubre su peor baja de rentabilidad desde la creación de los llamados “multifondos” en septiembre de 2002, un mecanismo para que los afiliados a las AFP elijan dónde invertir su ahorro previsional.

 

Sólo en octubre el fondo A cayó 21,28 por ciento, el B 14,25 por ciento, el C ocho por ciento, el D cuatro por ciento y el E 0,84 por ciento.

 

En lo que va de este año, la rentabilidad real de los fondos ha bajado 40,98 por ciento, 30,13 por ciento, 18,69 por ciento, 9,63 por ciento y uno por ciento, respectivamente.

 

La Asociación de AFP ha insistido en que se debe analizar la rentabilidad de largo plazo, considerando que desde 2002 todos los fondos han tenido ganancias: 4,12 por ciento el A, 3,42 por ciento el B, 3,57 por ciento el C y el D y 2,8 por ciento el E.

 

Además, la entidad arguye que a 95 por ciento de los afiliados, unos ocho millones de trabajadores, les faltan más de cinco años para cumplir la edad legal de jubilación, de 60 años para las mujeres y 65 para los hombres.

 

El presidente de la Asociación, Guillermo Arthur, llamó inclusive a las personas que pensaban jubilarse ahora, a “esperar un poco”, ya que estima en 2009 habrá una importante recuperación.

 

Pero el economista del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda), Gonzalo Cid, cree que los fondos pueden demorar hasta 10 años en recuperarse, puesto que la crisis en curso aún no ha terminado. Pedir a los trabajadores que esperen para jubilarse “atenta contra los derechos humanos”, agregó.

 

El Cenda asesora en cuestiones previsionales a las organizaciones sindicales y sociales.

 

A su juicio, tanto la Asociación de AFP como el gobierno le han bajado el perfil a la pérdida de los 25.000 millones de dólares, pese a que éstos equivalen a 17 por ciento del producto interno bruto del país.

 

“El regreso absoluto al Estado de los fondos previsionales es una tarea francamente imposible de un solo salto. Pero si creamos la AFP estatal y ese sistema se consolida, muestra sus bondades y sigue siendo insuficiente, podemos pensar en el regreso a un sistema centralizado estatal”, dijo Navarro a IPS.

 

En este marco, es necesario evaluar la experiencia argentina, puesto que en estos momentos el parlamento de ese país discute un proyecto de ley enviado por la presidenta Cristina Fernández, que busca terminar con el sistema privado de jubilaciones y dirigir los ahorros de los trabajadores a un régimen estatal único, añadió Navarro.

 

Sin embargo, organizaciones como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y el colectivo Ciudadanos por la Libertad Previsional (CLIP), exigen la creación de un sistema previsional público de reparto solidario, fortaleciendo al INP, por ejemplo, y que se permita a los trabajadores optar entre éste y las AFP. Es decir, libertad de afiliación.

 

Asimismo, esas dos entidades están en desacuerdo con la creación de una AFP estatal, porque consideran que es “más de lo mismo”.

 

El actual sistema de capitalización individual fue impuesto por decreto en 1981 por el entonces dictador Augusto Pinochet (1973-1990). Al crearse las AFP, sociedades anónimas encargadas de recaudar e invertir las cotizaciones de los trabajadores dependientes e independientes, casi se terminó con las cajas de compensación agrupadas en el INP.

 

Pese a ser considerado una panacea por los ideólogos de la dictadura, tanto que fue “exportado” a una veintena de países del mundo, las bajas pensiones que recibieron los primeros jubilados revelaron que no era tan exitoso como se previó en un comienzo.

 

En América Latina, 11 países cuentan con sistemas previsionales privados y ocho tienen regímenes mixtos, como Argentina y Uruguay.

 

A principios de este año, Bachelet promulgó una ley que “perfecciona” el sistema previsional de capitalización individual, considerada la iniciativa estrella de su administración. La reforma, de carácter gradual, configuró un sistema con tres grandes pilares: uno contributivo, otro solidario y un tercero de ahorro voluntario. Lo más destacable fue la creación de la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario para los más pobres. Pero quedó pendiente la AFP estatal.

 

Aunque estas modificaciones fueron valoradas por todos los sectores del país, la CUT y CLIP advirtieron que se trataba de una reforma insuficiente, que dejaba prácticamente intacto el sistema de AFP. Estos cuestionamientos adquirieron mayor fuerza cuando se desencadenó la crisis financiera en Estados Unidos por la burbuja hipotecaria.

 

La calamitosa pérdida de fondos confirma nuestro diagnóstico de que Chile “va a ser un país de viejos pobres. Todas las personas que se están jubilando en las AFP están pasando a ser cargas de sus hijos”, dijo a IPS el presidente nacional de los funcionarios del INP y portavoz de CLIP, Hernán González.

 

CLIP está integrado por una veintena de agrupaciones como el Colegio de Profesores de Chile, el Movimiento por la Consulta de los Derechos Ciudadanos y el Comité de Defensa y Recuperación del Cobre.

 

“La próxima semana queremos hacer una convocatoria amplia en torno al problema de los trabajadores, incluyendo la iniciativa del senador Navarro y otras para generar un gran movimiento ciudadano” destinado a enfrentar “el robo del siglo”, adelantó a IPS el encargado de previsión social de la CUT, Nolberto Díaz.

 

“Todas las organizaciones apuntan más o menos a lo mismo. Todas reconocen que el sistema de AFP es absolutamente incapaz de entregar jubilaciones dignas. La única diferencia es la estrategia” de corto y largo plazo que proponen, indicó Cid a IPS.

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: