Mercado financiero en régimen de libertad vigilada

Washington nov. 16 11 08 Por Emilia Rojas  DW-WORLD.DE

Más de 20 países industrializados y emergentes acordaron en Washington sentar las bases para una amplia reforma del sistema financiero internacional. Y se espera que el asunto no quede en meras intenciones.

 

“Hemos dado pasos importantes hacia un orden económico global”, comentó la canciller alemana, Angela Merkel, al cabo de la cumbre del G-20, celebrada en Washington. En su positivo balance del encuentro, incluyó su impresión de que, por lo menos en este momento, todos se sienten incluidos en un mismo barco global. Y, efectivamente, entre los aspectos más destacables del encuentro se cuenta la nómina de participantes, que incluyó esta vez también a Brasil, México y Argentina como interlocutores pares, y no como invitados extras. No sólo China e India, como ya clásicas potencias emergentes, tuvieron un sitio en la mesa, sino también nuevos actores destacados de la economía mundial, como Indonesia, Corea del Sur, Arabia Saudita y Turquía. Y tampoco quedaron al margen españoles y holandeses, pese a no integrar el G 20. En suma, un grupo tan variopinto y a la vez entrelazado como la realidad globalizada del siglo XXI.

 

Líneas maestras del G 20

 

 A mayor cantidad y diversidad de voces, más difícil suele ser un acuerdo. Pero éste no parece haber sido el caso en Washington. Con bastante rapidez, los asistentes concordaron en las líneas maestras para “garantizar que no vuela a tener lugar una crisis global como la actual”, según indica el documento final. En lo medular, los acuerdos apuntan a regular o vigilar los mercados financieros, sus productos y sus actores, incluyendo a las agencias de Rating. En esta tarea habría de corresponder un papel destacado al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial.

 

 La intención de poner coto a los excesos y temeridades financieras, no equivale, sin embargo, a un rebrote de proteccionismo. Por el contrario, en la cumbre de Washington se volvió a proclamar la adhesión al libre mercado, ligada al ya repetitivo propósito de sacar adelante la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio hasta fines de año. Ante el impacto de la crisis financiera, quizá esta vez si se logre algo más que en los intentos anteriores. Por lo menos la canciller Merkel se mostró convencida de que el éxito de dichas negociaciones de liberalización comercial contribuiría más al crecimiento de la economía mundial que ciertos planes coyunturales  de reactivación.

 

 

Un nuevo Brenton Woods

 

 La satisfacción prima pues entre los gobernantes que acudieron a Washington. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el premier británico, Gordon Brown, hablaron de un encuentro histórico. Más aún: Brown opinó que el G-20 va camino de un nuevo Brenton Woods, haciendo alusión al lugar donde en 1944 se sentaron las bases del sistema monetario y financiero posterior a la II Guerra Mundial. El ministro de Hacienda alemán, Per Steinbrück, no llegó tan lejos, indicando: “Soy cauteloso con una comparación con Brenton Woods. Esto es algo muy diferente a lo de 1944. Pero es una respuesta adecuada a la dimensión de los problemas”.

Ahora falta, como siempre, dar los pasos concretos para que la cumbre de Washington no se quede en meras intenciones. Para evitar que las cosas se diluyan, se fijó ya para abril la próxima reunión al máximo nivel, en la que se habrá de controlar la puesta en práctica de las medidas acordadas.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: