Aplicación de los acuerdos del G-20, Nadie conoce a nadie

Madrid 20/11/2008 por Luis Martínez/ Nueva Tribuna: El automóvil pasa el cepillo. Tras la cumbre de Washington, los gobiernos se vigilan. Zapatero ultima su plan de estímulos fiscales. “No queremos volver a la España de los últimos años”, dice Ocaña. Nuevos sectores, bajo la lupa de Hacienda.

 

Todos vigilan a todos. Los países reunidos en Washington el pasado fin de semana comienzan a concretar adonde irán a parar los miles de millones de euros que tienen previsto invertir, pero lo hacen con un ojo en la chequera y el otro sobre el vecino. El problema es que necesitan tanto coordinar sus políticas, como actuar localmente, y que sus inversiones sean efectivas en su propio país. Así, Alemania ha condicionado su apoyo a Opel siempre que las ayudas reviertan en el país germano, mientras que España admite que teme estimular la demanda interna si ésta se satisface sólo mediante importaciones. A estas alturas, lo único claro es que el sector que recogerá el testigo de la banca a la hora de recibir la ayuda del Estado será la industria del automóvil. Los fabricantes de coches serán los siguientes en sacar tajada, a través de los ya famosos estímulos fiscales, que, en España, Zapatero presentará en el plazo de diez días.

 

La canciller alemana Angela Merkel dejó muy claro hoy martes que es partidaria de ayudar a Opel siempre que esas ayudas reviertan en las plantas que la marca tiene en suelo alemán. El problema es que el fabricante de automóviles pertenece a la americana General Motors, a la que también le vendrián muy bien las ayudas, dado el mal momento que atraviesa.

 

En España, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, ha repetido hasta la saciedad en un desayuno informativo el martes que la actuación del Gobierno español tendrá muy en cuenta la política que a partir de ahora desarrollen los socios europeos. “No tendría sentido”, ha dicho Ocaña, “estimular la demanda” si todo se lo llevan las importaciones.

 

Se trata de apoyar el tejido productivo. Y, en el caso español, de cambiar de modelo. Ocaña desveló que el Presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, presentará dentro de diez días un paquete de ayudas con estímulos fiscales con la intención de dinamizar la marchita actividad economica. Aunque el margen “no es ilimitado”, dijo Ocaña, de momento el Estado español puede recurrir al endeudamiento, hasta el punto de que el déficit podría llegar a superar el 3 por ciento del PIB, adelantó Ocaña. “La crisis también es una oportunidad”, dijo en referencia a la necesidad de cambiar de modelo productivo.

 

La inversión del Estado se centrará en las infraestructuras y en la innovación, anunció Ocaña. Dentro de esta orientación, el automóvil recibirá su parte, aunque no a cualquier precio. Según Ocaña, el Gobierno está dispuesto “a financiar estímulos”, siempre que sea “en materia de innovación e investigación”, dijo, “no en otro tipo de actividad” de este sector, concretó.

 

Dos años de crisis

 

La crisis pasará y España volverá a crecer “en un par de años”, declaró Ocaña. Pero, condición sine qua non, los bancos antes deben hacer aflorar en sus balances “lo que tiene que aflorar”, dijo Ocaña, sin atreverse a mentar la bicha, pero en clara referencia a las pérdidas que los bancos han conseguido ocultar en el último año, y que están asociadas a los productos estructurados y a las hipotecas ‘subprime’ americanas.

 

Cuando vaya aflorando “lo que tiene que aflorar”, el mercado del crédito recobrará confianza y brío. Hasta entonces nos queda crisis para rato, aunque, según Ocaña, buena parte del ajuste “está hecho”, aunque también dijo que “quizás” nos hallamos “a mitad de camino”.

 

En cualquier caso, ese camino no pasa por bajar los impuestos. “Una moratoria fiscal es un absoluto disparate”, dijo, aunque no descartó estudiar el asunto, pero, eso sí, “caso por caso”.

 

 

Nuevo plan contra el fraude

 

Ocaña terminó su intervención con el anunció de un nuevo plan contra el fraude fiscal, que se presentará este mismo jueves. Sin abandonar al sector inmobiliario, donde Hacienda ha encontrado importantes bolsas de fraude en los últimos tres años, lla Agencia Tributaria ha decidido reorientar su estrategia y se ha fijado en un nuevo sector donde ha descubierto importantes ilegalidades: las importaciones.

 

A partir de ahora, Hacienda husmeará en el sector importador, sin abandonar nuestro bienamado ‘ladrillo’ patrio, donde floreció el dinero negro al calor del ‘boom’. Por cierto, ayer se conoció la noticia de que, tras meses de caídas, ha vuelto a aumentar la circulación de billetes de 500 euros. Como sabrán, la circulación de estos ‘billetazos’, tan opacos para Hacienda como invisibles para otros muchos, se vincula al pago en dinero negro que tan bien visto está en el sector inmobiliario de nuestros pecados.

 

Sin embargo, este resurgir del billete de 500 euros, lejos de suponer la resurrección del ‘ladrillo’ español, parece más bien indicar que cunde cierta desconfianza hacia los bancos, que como saben andan a la gresca a cuenta de la última ampliación de capital anunciada por el Santander, y que ha sentado como un tiro, no sólo en el BBVA, su más directo rival, sino en gran parte del sector.

 

La gente vuelve a guardar el dinero debajo del colchón. Porque de la costumbre de invertir en vivienda ya no quedan ni los rescoldos, a juzgar por los resultados que acaba de presentar Colonial, la inmobiliaria que, pese a tener una deuda de 8.975 millones de euros, ha comunicado que, en los nueve primeros meses del año, no consiguió vender ni una sola casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: