GUINEA-BISSAU: Incesante ruido de sables

LISBOA, 24 nov (IPS) Por Mario de Queiroz

– Con el arresto en la tarde de este lunes del sargento de marina N’Tacha Ialá por atacar la residencia del presidente João Bernardo “Nino” Vieira, se completa un capítulo más de la inestabilidad crónica de Guinea-Bissau.

 

En la madrugada del domingo, una pequeña fuerza de “fuzileiros” –comandos navales– dirigida por Ialá atacó la residencia presidencial con ametralladores pesadas y lanzagranadas.

 

Vieira escapó ileso. Su residencia quedo parcialmente destruida y un miembro de la seguridad presidencia resultó muerto. El jefe de esa unidad especial, coronel Imbali N’Bom, fue herido en una pierna.

 

El tiroteo de cerca de dos horas causó pánico en la población, habituada a estos incidentes pero, al mismo tiempo, harta de pronunciamientos militares luego de varios decenios de violencia uniformada crónica, según informaron corresponsales portugueses en esta ex colonia lusa de África occidental.

 

N’Tacha Ialá es cercano al almirante golpista Bubo Na Tchuto, aseguró el coronel Antonio N’haga, comisario de la policía de Bissau. Na Tchuto lideró un intento de golpe de Estado en agosto pasado y, tras fracasar, huyó a la vecina Gambia, .

 

El gobierno aseguró que el plan de N’Tacha Ialá incluía asesinar a “Nino” Vieira.

 

El intento golpista se registró apenas una semana después de que 80 por ciento de los guineanos habilitados para votar participaran en las elecciones legislativas, consideradas “ejemplares” por observadores internacionales.

 

El día 16, dos tercios de los votantes dieron el triunfo al Partido Africano para la Independencia de Guinea-Bissau y Cabo Verde (PAIGC), cuyo líder, Carlos Gomes Júnior, dirigirá como primer ministro el gobierno durante los próximos cuatro años. Los resultados dieron al PAIGC 67 de los 100 escaños del parlamento en Bissau. El Partido Social Renovador (PSR) del ex presidente Kumba Yalá (2000-2003), logró 28 diputados. El recién creado Partido para la Independencia y el Desarrollo (PRID), disidente del PAIGC liderado por Arístides Gomes y apoyado por “Nino” Vieira, consiguió apenas tres.

 

Para la tarde de este lunes, la situación había sido totalmente controlada por las tropas fieles al jefe del Estado Mayor, general Tagme Na Waye, quien llamó a la población a mantener la calma y garantizó que los militares seguirán sometidos a la autoridad del presidente Vieira.

 

La mayoría de los generales y coroneles que integran el Estado Mayor son ex guerrilleros que combatieron al ejército portugués en la guerra anticolonial (1962-1974), bajo el liderazgo del “comandante Nino”.

 

Sin embargo, la telaraña del poder se presenta mucho más complicada que las declaraciones de fidelidad a los principios democráticos. Sobre todo luego de estos últimos años, en que el país se ha convertido en un paraíso para narcotraficantes sudamericanos y europeos.

 

Durante la guerra por la independencia concluida el 10 de septiembre de 1974, existía la esperanza de que el fin de las hostilidades inaugurase una era de paz y prosperidad.

 

Pero la violencia siguió ocupando un lugar destacado en este pequeño país de 1,34 millones de habitantes, vecino de Senegal, ubicado por el Banco Mundial entre los 10 Estados de peor calidad de vida en todo el mundo.

 

Además, Guinea-Bissau se ha convertido en el primer “narcoestado” de África, donde los traficantes dirigen operaciones de gran envergadura para introducir cocaína en la Unión Europea (UE).

 

Con un ingreso anual por habitante de 856 dólares anuales, Guinea-Bissau es el quinto país más pobre del mundo. Pero allí circula una inmensa cantidad de dinero que nadie logra explicar, enriqueciendo a personas del poder con una rapidez vertiginosa, informó la analista Ana Dias Cordeiro al diario Público, de Lisboa.

 

Dias Cordeiro denunció un “manto de silencio”, con amenazas y presiones a magistrados, “para no investigar a los involucrados en estos negocios”. Tras grandes incautaciones de cocaína en 2006 y 2007, los detenidos militares y civiles, guineanos y extranjeros, fueron dejados en libertad, agregó.

 

El abogado y presidente de la Asociación Guineana de Solidaridad Social, Fernando Ka, explicó a IPS que la violencia crónica de Guinea-Bissau se explica muchas veces no por la lucha por el poder, “sino por la inmensa corrupción de la clase política, cada vez más enriquecida”.

 

La Policía Internacional (Interpal) estima que traficantes de África, América Latina y Europa hacen pasar cada año por el occidente africano unas 300 toneladas de cocaína, la mayoría por Guinea-Bissau, con destino a Portugal y España, principales puntos de entrada en territorio de la UE.

 

Además, en Guinea-Bissau “existe un verdadero terrorismo militar”, sostuvo Ka.

 

Las insubordinaciones de los militares son de “naturaleza criminal” y constituyen “un atentado contra los intereses del país y de su pueblo, al perpetuar el clima de instabilidad, poniendo en peligro la paz interna necesaria para el desarrollo”, explicó. Por estos motivos, “sería erróneo y simplista analizar el problema del tráfico de drogas fuera del contexto del absoluto fracaso de las políticas de desarrollo del país”.

 

“Desde el fin del colonialismo hasta hoy, Guinea-Bissau no ha tenido líderes que entiendan que el ideal de independencia presupone un desarrollo que nunca se concretó”, sentenció Ka.

 

Otros analistas atribuyen el intento de golpe del domingo al ex presidente Kumba Ialá, ahora Mohamed Ialá, desde que se convirtió al Islam el año pasado.

 

En enero de 2000, Ialá ganó las elecciones presidenciales y el PRS, fundado en 1998 con la base fundamentalmente étnica de los balanta, mayoritarios en Guinea-Bissau, logró romper la hegemonía de 26 años del PAIGC, al conseguir 72 por ciento de los sufragios.

 

Pero en 2003 fue derrocado por militares que se opusieron a su política autoritaria. Ialá cambió en menos de tres años a 50 ministros y viceministros, exoneró a cinco primeros ministros, encarceló a jueces del Tribunal Supremo, y amenazó con invadir Gambia y con romper relaciones con Portugal, el mayor inversor y donante extranjero.

 

El gobierno no ha realizado acusaciones formales contra Ialá. En un comunicado emitido en la tarde de este lunes, prometió capturar y juzgar a sus responsables, limitándose a calificar el intento de golpe de “acto innoble”, y de “bárbaro y con contornos políticos” el intento de asesinato del presidente Vieira. Según el gobierno de Bissau, “éste acto criminal y antipatriótico ocurre justamente cuando el país camina hacia la estabilidad”, luego de elecciones legislativas, calificadas por los observadores internacionales de “libres, justas y transparentes”.

 

El portavoz del PRS, Joaquim Batista Correia, condenó el ataque. “Somos un partido que pugna por la no violencia” y que defiende “la subordinación de las fuerzas armadas al poder civil”, dijo.

 

Las reacciones internacionales que más interesan a Vieira le han sido favorables, comenzando por el presidente de Senegal, Ebdulaye Wade, que al saber de los ataques a la residencia presidencial en Bissau envió tropas a la frontera sur en apoyo a su par guineano.

 

Y en caso que las cosas corriesen mal para su “hermano y amigo”, Wade puso a su disposición un avión para evacuarle de Bissau junto a su familia, oferta que el mandatario guineano agradeció pero declinó, según una fuente oficial de la presidencia citada por la agencia portuguesa Lusa. El gobierno de Portugal, principal socio comercial, inversor y donante de Guinea-Bissau, condenó el mismo domingo el intento de golpe, y manifestó su deseo de que “los responsables sean rápidamente llevados frente a la justicia”. El representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el país, Shola Omerege, aseveró que el foro mundial “no acepta golpes en países democráticos”.

 

Domingos Simões Pereira, secretario ejecutivo de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), repudió el ataque y apoyó al presidente Vieira, en nombre del bloque formado por Angola, Brasil, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique, Portugal, Santo Tome y Príncipe y Timor Oriental.

 

Para los próximos días se esperan respuestas a la iniciativa del presidente Wade, que, según el diario oficialista senegalés Le Soleil, propone una reunión internacional “urgente” en Dakar para debatir la situación en Guinea-Bissau, en fecha a determinar.

 

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: