EEUU-AMÉRICA LATINA: Barajar y dar de nuevo

WASHINGTON, 25 nov (IPS) Por Jim Lobe

– Expertos reclamaron al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, un profundo cambio en la política hacia América Latina, que incluya la apertura hacia Cuba, el acercamiento con Venezuela y el replanteo de la “guerra contra las drogas”.

 

En el informe de 32 páginas, la Comisión Asociación para las Américas, integrada por 20 expertos bajo el auspicio del centro de estudios progresista Institución Brookings, urgió a Obama a eliminar las restricciones que pesan sobre los ciudadanos estadounidenses para viajar a Cuba.

 

También recomendó dar pasos para poner fin al embargo impuesto a la isla hace casi 50 años, además de limitar la demanda de drogas dentro de Estados Unidos y las exportaciones de armas a México.

 

La Comisión también señala que el Congreso legislativo debería eliminar los aranceles que pagan las importaciones de etanol originadas en América Latina y los subsidios a ese combustible producido en Estados Unidos a partir del maíz.

 

El objetivo es desarrollar fuentes de energía sustentables, combatir el cambio climático y promover una mayor integración regional, según el grupo copresidido por el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo (1994-2000) y el ex embajador de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Thomas Pickering.

 

El estudio también propone la creación del “América 8” (A8), grupo que incluiría a los presidentes de Brasil, Estados Unidos y México y otros cinco de los países más poblados y con las mayores economías.

 

El bloque serviría como “comité de dirección” para impulsar la “asociación” entre el Norte y el Sur del continente y revitalizar instituciones hemisféricas como la Organización de Estados Americanos (OEA), explicaron.

 

“Pronto se abrirá una valiosa ventana de oportunidad para que el gobierno estadounidense replantee sus relaciones y políticas con los países de América Latina y el Caribe”, destacó la Comisión.

 

En ese sentido, mencionó la investidura de Obama el 20 de enero y la celebración en muchas naciones de la región, en 2009 y 2010, del bicentenario de sus independencias.

 

Analistas consideran que el informe será considerado seriamente por el nuevo gobierno.

 

Muchos integrantes de la Institución Brookings fueron funcionarios de la presidencia de Bill Clinton (1993-2001) y podrían ocupar puestos importantes en la gestión de Obama, sobre todo si la senadora Hillary Rodham Clinton es confirmada como secretaria de Estado (canciller).

 

La Comisión, además de Zedillo, incluye al ex presidente chileno Ricardo Lagos (2000-2006), el ex primer ministro peruano Roberto Danino (2001-2002) y el ex vicepresidente de Guatemala Eduardo Stein (2004-2008).

 

El informe es similar a otro difundido en mayo por el influyente, aunque un poco más conservador, Consejo de Relaciones Exteriores, titulado “Una nueva dirección para una nueva realidad”.

 

En ese estudio se recomendaba tratar con Cuba asuntos de interés recíproco con miras a poner fin al embargo, mejorar el vínculo con el presidente venezolano Hugo Chávez, fortalecer la relación estratégica con Brasil y México y equilibrar la ayuda militar y la económica y social en la lucha contra el narcotráfico.

 

Los autores destacaron que se debía reconocer que “si hubo una era de hegemonía de Estados Unidos en América Latina, ya pertenece al pasado”.

 

Esa idea fue enfatizada en el análisis de la Comisión, que remarcó el grado de diversificación de las relaciones económicas y políticas de América Latina con el mundo.

 

“La mayor confianza de las naciones de la región las hace mucho menos receptivas a políticas estadounidenses que son vistas como condescendientes o intrusivas. Habrá una mejor respuesta a políticas que las incluya como socias en temas de interés común”, según el estudio.

 

A juicio de sus autores, a pesar de su competencia por la influencia regional tanto Brasil como Venezuela coinciden en que “Washington debe jugar un papel más limitado”.

 

El informe identifica cuatro áreas como las más “prometedoras” para forjar una “asociación hemisférica”: el desarrollo de fuentes sustentables de energía y el combate contra el cambio climático, un manejo más efectivo de la inmigración, mayor integración económica y la protección de la región frente al narcotráfico y el crimen organizado.

 

Pero también pone énfasis en la importancia de las relaciones con Cuba, que “han dominado en forma desproporcionada la política de Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe durante años, afectando la capacidad de Washington para trabajar en forma constructiva con otros países”.

 

Ahora, “el viraje político en Washington, combinado con cambios demográficos e ideológicos en la comunidad cubano-estadounidense y el nuevo liderazgo en la isla, ofrece una valiosa oportunidad para establecer un nuevo curso”.

 

La Comisión pide a Obama que levante las restricciones a los viajes a Cuba de ciudadanos estadounidenses, remueva los topes a la cantidad de dinero que pueden enviar a sus familiares en la isla, la retire de la lista de países que promueven el terrorismo, ponga fin a las trabas para la ayuda humanitaria en casos de desastres naturales y permita que le país caribeño se reintegre a las organizaciones regionales.

 

Pickering señaló que los esfuerzos realizados por Washington durante décadas para aislar a Cuba permitieron que sus líderes “fueran los carceleros del pueblo cubano”.

 

El informe también recomienda disminuir la hostilidad hacia Venezuela, para dar lugar a “relaciones basadas sobre el respeto mutuo y la no intervención en los asuntos internos ni en los de los países vecinos”.

 

En materia de inmigración, la Comisión hace un llamado para que se establezca una instancia de coordinación a nivel ministerial entre Washington y los países que cuentan con el mayor número de ciudadanos residiendo en Estados Unidos, establecer un nuevo sistema de visas, aprobar leyes que permitan regularizar la situación de las personas indocumentadas sin antecedentes penales y facilitar las remesas de dinero.

 

Según Zedillo, los miembros de la Comisión coincidieron en que las acciones represivas, como la construcción del “abominable” y “profundamente ofensivo” muro en la frontera entre Estados Unidos y México, “sólo empeorarán el problema”.

 

Para combatir el narcotráfico y el crimen organizado, el informe reclama un diálogo hemisférico, un incremento sustancial de los fondos para programas de tratamiento de los adictos y de reducción de la demanda, junto con la promoción de medios alternativos de vida para las personas afectadas por los esfuerzos de erradicación de cultivos.

 

“Lo hecho hasta ahora ha sido un total fracaso”, afirmó Zedillo.

 

Con el objetivo de promover la asociación propuesta, el informe propone la creación del A8, que seguiría el modelo del Grupo de los Ocho (G8) países más poderosos del mundo, que en años recientes ha definido gran parte de la agenda política y económica de las instituciones internacionales.

 

En declaraciones a la prensa, Pickering sugirió que debería tener algunos miembros permanentes y otros, como las frecuentemente olvidadas naciones del Caribe, que ocuparían un lugar en forma rotativa. (FIN/2008)

 

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: