DDHH-EUROPA: Vuelve escándalo por vuelos de la CIA

LISBOA, 4 dic (IPS) Por Mario de Queiroz

– La diputada portuguesa Ana Gomes, integrante del grupo socialista en el Parlamento Europeo, exigirá a ese cuerpo que reanude el debate sobre el paso y escalas en territorio del bloque de aviones estadounidenses con prisioneros capturados en Afganistán.

 

Gomes fue una de las diputadas más activas de la Comisión Temporaria del parlamento de la Unión Europea (UE) sobre el paso por esta jurisdicción de aviones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos entre 2001 y 2005, con destino a la base de Guantánamo, el enclave de ese país en la isla de Cuba.

 

Al concluir en enero dos años de investigaciones, la comisión comprobó el registro de 336 escalas en Alemania, 170 en Gran Bretaña, 147 en Irlanda, 91 en Portugal, 68 en España, 64 en Grecia, 57 en Chipre, 46 en Italia y algunos más en otros países, y emitió un conjunto de recomendaciones que deberían ser observadas por la Unión Europea (UE).

 

El citado informe lamentó que no fue posible reconocer si existieron centros de detención secreta en Polonia, debido a la falta de cooperación del gobierno de ese país para esclarecer el asunto, lo cual “refuerza las sospechas”, según el presidente de la comisión en la oportunidad, el conservador portugués Carlos Coelho.

 

Entre las recomendaciones principales, los eurodiputados piden a la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, abrir “una investigación independiente” que determine si alguno de sus 47 países miembros violó los derechos humanos y libertades fundamentales al colaborar con la CIA y, de ser así, se apliquen las sanciones previstas en le Tratado del bloque.

 

A diferencia de experiencias precedentes, las denuncias de Gomes no han caído en saco roto entre dirigentes portugueses del gobernante Partido Socialista (PS), del primer ministro José Sócrates. Sectores del oficialismo comenzaron a pedir cuentas al canciller Luís Amado sobre autorizaciones para vuelos de la CIA.

 

Los dirigentes y deputados José Vera Jardim, ex ministro de Justicia, y Paulo Pedroso, antiguo titular de Trabajo, en lugar de hacerse eco de los frecuentes ataques contra Gomes de los sectores del PS más proclives a Estados Unidos, cuestionaron al gobierno sobre eventuales contactos de Washington ante Lisboa pidiendo autorización para el paso por territorio portugués de aviones de la CIA.

 

Ambos parlamentarios, que cuentan con considerable influencia en filas socialistas, enviaron un requerimiento al canciller preguntándole si “inició o piensa iniciar algún proceso de averiguación de la eventual existencia de contactos” entre Estados Unidos y Portugal, semejantes a los que el periódico El País, de España, informó respecto de ese país vecino.

 

En su edición del 1 de este mes, el influyente diario madrileño volvió a insistir en que el jefe del gobierno de España de la época, el centroderechista José María Aznar (1996 y 2004), autorizó el uso de aeropuertos de su país para hacer escalas en vuelos con destino a Guantánamo. Como prueba, El País publicó una copia de un documento oficial con ese permiso.

 

Anteriormente, había publicado que Portugal también habría dado luz verde a los vuelos de la CIA, una denuncia que la diputada Gomes corroboró a IPS.

 

Vera Jardim y Pedroso solicitan al canciller Amado que aclare si existieron contactos similares a los denunciados por El País entre las autoridades estadounidenses y portuguesas y si esos eventuales diálogos “están o no documentados”.

 

El documento divulgado por el diario español está fechado en enero de 2002, cuando Portugal era gobernado por Antonio Guterres, el actual alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, quien fue substituido en abril de ese año –con mandato hasta junio de 2004– por José Manuel Durão Barroso, hoy a cargo de la presidencia de la Comisión Europea.

 

El canciller portugués, que se encontraba en Bruselas en viaje de trabajo, respondió que no tenía conocimiento “de ningún documento oficial en su país, tanto en los archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores como de Defensa, que comprometan a cualquiera de los gobiernos que estuvieron en funciones en relación a esa materia”.

 

Amado recordó que actualmente está en curso “una proceso en el Ministerio Público (fiscalía), que tiene toda la libertad de investigación y de acceso a la información”, por lo cual recomendó “esperar serenamente por su resultado”.

 

La investigación se encuentra en curso desde enero de 2007, cuando el Fiscal General de la República, Antonio Pinto Monteiro, ordenó la apertura de un proceso sobre las presuntas ilegalidades cometidas por los gobiernos portugueses, tras una acusación presentada por la diputada Gomes.

 

Consultada por IPS sobre los motivos que le llevaron a pedir el inicio de una investigación que afecta al gobierno de su propio partido, Gomes precisó que la falta de un apoyo sustantivo de Sócrates, para colaborar con las investigaciones, la obligaron a presentar “documentos con indicios relevantes” a Pinto Monteiro.

 

Aclaró que los vuelos de la CIA “no pasaron sólo por aquí, porque procedían de España y de Italia, y en el Parlamento Europeo también investigamos en Alemania, Suecia y Gran Bretaña”, pero la diferencia con Portugal “es que aquí hubo voluntad de obstruir la investigación”.

 

El gobierno de Portugal fue acusado en el parlamento del bloque y por organizaciones defensoras de los derechos humanos de haber permitido escalas de aviones sospechosos en el aeropuerto de Oporto, en el norte del país, y en el archipiélago de Azores, ubicado en el océano Atlántico, a medio camino entre Europa y América del Norte, y donde Estados Unidos cuenta con la base aérea de Lajes.

 

La mayoría de los vuelos militares estadounidenses fueron autorizados por Portugal en virtud del acuerdo de Lajes. Sin embargo, permanece un misterio las escalas en la base de las Azores de varios aviones sauditas, kuwaitíes, franceses y británicos.

 

Gomes denuncia que la investigación avanza a duras penas, “porque hay voluntad de encubrir”. “Una actitud de varios gobiernos, pero muy centrada en el de Durão Barroso, que lo silenció en nombre de la alianza con Estados Unidos”, añadió.

 

“Es inaceptable que un Estado obstruya el descubrimiento de la verdad en un caso que envuelve asesinatos, torturas, secuestros y otras violaciones de los derechos humanos y muertes”, precisó la eurodiputada.

 

La investigación del Ministerio Público deberá esclarecer si la base de Lajes ha sido utilizada por Estados Unidos como lugar de detención ilegal a prisioneros capturados, especialmente en Afganistán y Pakistán, en el marco de su “guerra contra el terrorismo” que lanzó después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

 

“Los diputados europeos que se han dedicado a esta materia, no vamos a desistir, vamos a pedir un debate público y queremos saber cuáles fueron las recomendaciones del PE que los gobiernos de los 27 países (que conforman la UE) ya cumplieron”, expresó Gomes.

 

Gomes no tiene la menor duda de que “obviamente” (…) también Portugal, Italia y Turquía habrían sido debidamente informados por Estados Unidos de los vuelos de la CIA, como indica el diario El País.

 

En la nueva situación que vive hoy el mundo, Gomes, espera que “los miembros de la UE, incluido Portugal, tienen que decir qué están haciendo para ayudar a la próxima administración de Estados Unidos, la de (Barack) Obama (a partir del 20 de enero), para cerrar Guantánamo”.

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: