El Papa pidió a Rouco que cesaran los ataques al Gobierno de Zapatero

Madrid 08 12 08 ElPlurals,es por MARCOS PARADINAS: La situación se asemeja a la del jefe regañando a sus empleados. Colocados en círculo los siete prelados que acompañaron a Rouco Varela en su recepción en el Vaticano el pasado 19 de mayo, el papa Benedicto XVI les pidió terminar la confrontación con el Gobierno español y mantener una actitud de diálogo. Rouco había sido elegido recientemente presidente de la Conferencia Episcopal Española y Zapatero gobernaría cuatro años más, y Ratzinger no quería que se repitiera la legislatura plagada de ataques de los obispos que se había vivido desde que llegaron los socialistas al poder.

 

Los obispos instan a no votar a Zapatero

La corrección papal no era sólo para Rouco, sino que se extendía a aquella cúpula episcopal, formada por el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, a quien Rouco acaba de sustituir como presidente de la conferencia, Antonio Cañizares (arzobispo de Toledo); los cardenales Lluís Martínez Sistach (Barcelona); Carlos Amigo (Sevilla); Agustín García-Gasco (Valencia); Carlos Osorio (arzobispo de Oviedo) y el auxiliar de Madrid y portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, según informa El País.

 

Sentados en círculo

La mañana del 19 de mayo, la cúpula de la Conferencia Episcopal Española se encontraba de visita oficial en Roma. Pura rutina después de haber elegido, el 4 de marzo, a Rouco Varela como su presidente, una vez más. Pero durante su recepción papal, Benedicto XVI le pidió a él y a sus siete acompañantes que se sentaran en círculo ante él y le expusieran la relación de la Iglesia española con el Gobierno de Zapatero. Cuando terminaron de explicarse, Ratzinger les aconsejó que abandonaran la confrontación con el Ejecutivo y mantuvieran una actitud de diálogo.

 

“Es una lamentable decisión”

Tras la reprimenda, la delegación se trasladó a la Embajada de España en la Santa Sede, para celebrar una comida con su titular, Francisco Vázquez. Pero los ánimos no estaban calmados todavía. En plena reunión se conoció la noticia de la renovación de Federico Jiménez Losantos al frente de su programa en la COPE. Al menos la mitad de los prelados presentes han mostrado alguna vez su rechazo al estilo del locutor, pero aquella voz fue Antonio Cañizares quien, en presencia de Rouco, principal valedor de Losantos, exclamó: “Me parece una muy mala noticia. Es una lamentable decisión”.

 

Censura a la totalidad

La legislatura anterior había estado marcada por la crispación entre el Gobierno y la jerarquía eclesiástica. Tres meses antes de la reunión con el papa, el 31 de enero los obispos publicaron una nota en la que calificaron las leyes de derechos civiles del Gobierno de “gravísimamente injustas” y reclamaron su cambio. También censuraron abiertamente el proceso de negociación con ETA y pidieron a sus seguidores que rechazan votar a la izquierda en marzo. Una censura a la totalidad de la legislatura vivida.

 

Beligerancia pasada

Un mes antes de la nota, los obispos habían convocado una concentración masiva en la madrileña plaza de Colon a favor de la familia tradición. Sin embargo, gran parte del tiempo que duro la concentración los obispos se fueron sucediendo en el atril para atacar al Gobierno. Rouco aseguró que las nuevas leyes del Gobierno “han dado marca atrás respecto a lo que la Declaración de Derechos Humanos reconocía”. Y el cardenal de Valencia afirmó que “el laicismo radical puede llevar a la disolución de la democracia”.

 

Esfuerzos del Gobierno

La suavidad actual de los obispos parece patente. Aunque han protestado en algunas ocasiones (como con la retirada de crucifijos en una escuela pública de Valladolid, o la llamada al “olvido” de Rouco frente a la Memoria Histórica), no han llegado a las cotas pasadas. A ello puede haber ayudado también el esfuerzo del Gobierno por acercar posiciones, como la reunión celebrada el 1 de agosto entre Rouco y Zapatero. De hecho, las protestas de Zapatero ante el nuncio del Vaticano y las palabras de la vicepresidenta De la Vega con el números dos del papa, el cardenal Tarsicio Bertone, pudieron servir de motivación para la regañina del papa.

 

La prueba de fuego

Pero “la desconfianza hacia Zapatero sigue”, insisten fuentes diplomáticas. En el aire quedan la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, la de Igualdad y la reforma de la Ley del Aborto. Todo queda pendiente de la próxima concentración a favor de la familia que Rouco ha vuelto a convocar para finales de año. Será allí donde se compruebe si se ha firmado una tregua o nada ha cambiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: