IGLESIA DE BASE DE MADRID: MENSAJE DE SOLIDARIDAD Y ESPERANZA

En estas Fiestas de Navidad, que los cristianos celebramos en recuerdo del nacimiento de Jesús de Nazaret, el Cristo liberador, Iglesia de Base de Madrid quiere reflexionar sobre la crisis y transmitir un mensaje de esperanza y de solidaridad a los hombres y mujeres de buena voluntad y, de manera especial, a los pueblos, colectivos y personas que la están sufriendo en su propia carne de manera más acusada.

Creemos que la llamada “crisis de los mercados financieros” no es originariamente económico-técnico, sino un problema ético, económico y político. En su origen se encuentra el actual sistema social y económico neoliberal, “la gran blasfemia de nuestro tiempo” (Casaldáliga), que legitima y generaliza la corrupción en sus diversas modalidades, como se ha puesto de manifiesto en estos últimos meses: desfalcos, fraudes, estafas, extorsiones, despilfarro, abusos en el mercado financiero, codicia, falta de control, abusos de poder, falsas informaciones y engaño a la ciudadanías etc. Prácticas todas ellas apoyadas por la mayoría de los Estados y de sus gobiernos a través de políticas de liberalización de la economía, que genera empobrecimiento en la mayoría de la población mundial y constituye un retroceso en la defensa del bien común y de los derechos humanos, reducidos al derecho de propiedad. El neoliberalismo es intrínsecamente inmoral ya que genera discriminaciones económicas, culturales, étnicas, sexistas, injusticias estructurales y violencia institucional.

Las respuestas a la crisis no se orientan a promover políticas públicas y prácticas emancipatorias y programas de lucha contra la marginación, sino que vienen a salvar al capitalismo con la concesión de ingentes sumas de dinero procedentes del erario público, para que sigan enriqueciéndose y extorsionando a los pobres. Las soluciones del mundo a la crisis: recorte de salarios flexibilización y abaratamiento de los de los despidos, recorte de salarios, rebaja de derechos sociales, reducción de impuestos a las empresas, expulsión de inmigrantes, nos parecen inmorales, injustas e insolidarias y tienden a sacar más beneficios todavía. En definitiva, quienes vuelven a pagar las consecuencias de la crisis son los pobres: continentes enteros, regiones, países, pueblos, sectores, que nunca disfrutaron de los tiempos de bonanza económica.

Animados por el mensaje y la práctica de Jesús, que asumió el compromiso de “anunciar la buena noticia a los pobres, proclamar la liberación a los cautivos, dar la vista a los ciegos liberar a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor” (Lc 4,18-19)

Denunciamos a los responsables de la crisis por su inmoralidad, inhumanidad y codicia, y exigimos responsabilidades políticas, económicas e incluso penales, para evitar que los delitos de lesa humanidad queden impunes.

Pedimos

. a nivel internacional, la construcción de un nuevo orden mundial alternativo al neoliberalismo;

. A nivel nacional, el cambio de rumbo de la política económica, que beneficia a los poderosos, y la puesta en marcha de políticas fiscales y sociales favorables a los sectores más desfavorecidos.

. A nivel interreligioso: la activación de las mejores tradiciones de justicia, igualdad y solidaridad de todas las religiones y movimientos espirituales a través de iniciativas comunes.

. A nivel eclesial-jerárquico: la renuncia a todo signo de ostentación en las celebraciones de estas fiestas, gestos públicos de austeridad y muestras auténticas de compromiso con los excluidos.

Nos comprometemos

. A nivel eclesial-comunitario: a realizar gestos reales de compartir el trabajo, los bienes, las tareas, a apoyar y comprometernos con proyectos de promoción en lugares empobrecidos por la globalización neoliberal.

. A nivel personal: a renuncia al consumismo irracional e insolidario; a vivir con asueridad; a solidarizarnos de manera efectiva con las víctimas de la crisis.

Con José Martí, con los pobres de la tierra mi suerte yo quiero echar

Con Eduardo Galeano, seguiremos la estela de la utopía para caminar.

Con Martin Luther King, soñamos, con los pies en la tierra, con la libertad, con la justicia, con la igualdad, con la paz en el mundo, en mi país, en mí mismo

Con Pedro Casaldáliga, nos comprometemos a luchar a favor de la política liberadora del Reino y contra la política opresora del Imperio

IGLESIA DE BASE DE MADRID

23 de diciembre de 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: