ESPAÑA: Lo tuyo es puro teatro por Germán Temprano*

Madrid 91 04 09: Ya no cuelan estas migajas culturetas todo a cien. Si quieren hacerse fotos que cambien monedas y se vayan al fotomatón o, en el caso de doña Esperanza, como es de posibles, que encargue un cuadro al óleo o que la esculpan en una figurita de Lladró. Pero ya basta de que, cada vez que montan una “performance” a ellos les toque el papel de galán o de diva y a nosotros hacer de Forrest Gump.

Bajó la marquesa del palacio a la calle para ver cómo se divertía la plebe. Quiso hacerse una foto con unos actores y, como en un cuento infeliz, la cosa le salió rana. A quién se le ocurre tratar con ese gremio de pancarteros y sopasbobas. Con lo que la quieren a ella en los mercados cuando pregunta con campechanía a cuánto está el kilo de apio. Por lo menos, si se lo hubiera preparado Garcí a cargo de los catorce milloncejos que le dio para realizar el fresco sobre el 2 de mayo, en vez de toparse con esta chusma de porreros y perroflautas hubiera presenciado una parodia de Gallardón.

Mientras tanto, algún directivo de Telemadrid ejecutaría unas cabriolas a su alrededor con unos cascabeles en los tobillos y Güemes volvería a decir que la sanidad madrileña es la mejor del mundo. El descojono padre. Todo sea por tenerla contenta ahora que está alicaída por el sofocón sucesorio. Como no hubo tiempo pasó lo que pasó. Y mira que iba dispuesta a pasar un buen rato rodeada de su corte de aduladores que, de soslayo, le pasaban una chuleta con las tendencias más vanguardistas del teatro a cargo de un tal Quique Camoiras. Está muy feo que le insulten estos desagradecidos.

Tan feo como que nos insulten a nosotros. Ya no cuelan estas migajas culturetas todo a cien. Si quieren hacerse fotos que cambien monedas y se vayan al fotomatón o, en el caso de doña Esperanza, como es de posibles, que encargue un cuadro al óleo o que la esculpan en una figurita de Lladró. Pero ya basta de que, cada vez que montan una “performance” a ellos les toque el papel de galán o de diva y a nosotros hacer de Forrest Gump. Si queremos pan lo compramos nosotros y si queremos circo pagamos la entrada.

Esperanza Aguirre consintió el cierre del Albéniz. Dónde antes había un teatro de referencia hoy hay paredes de ladrillo que tapan sus puertas para que no entren las ratas. Por culpa de ella y de su primo hermano Alberto, aquí sí a piñón, en el distrito de Usera hay un teatro construido hace doce años y cerrado otros tantos porque la incompetencia de los dos así lo ha querido. Por la mitad de lo que doña Esperanza se gastó en cuidar la andorga de unos cuantos elegidos en la inauguración de los Teatros del Canal, más de un millón de todos, hoy, un barrio de supervivientes, tendría un teatro abierto.

¿Con estos mimbres pretende que hagamos un cesto para llenarlo de pétalos y arrojarlos a su paso? Ni están bien las agresiones verbales ni tampoco aquellas que tienen como diana la inteligencia de los ciudadanos. Un servidor está harto de las correcciones políticas. Cansado de que se tiren a la yugular de quien recurre al exabrupto presa de la desesperación mientras otorgamos marchamo de total normalidad a que el nene se tenga que quedar con los abuelos porque no hay manera de tener plaza en una escuela infantil.

Germán Temprano es escritor y periodista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: