José Saramago:´Somos más de la tierra donde hemos nacido, de lo que imaginamos”

Lanzarote 01 04 09: “Tengo una historia que contaros…”. Es lo que se puede esperar de un Premio Nobel de Literatura. José Saramago empezó con estas palabras su intervención en la clausura de las II Jornadas de Legalidad Territorial y Ambiental de Lanzarote.

A partir de ahí desgranó algunos detalles del “milagro” que se ha producido hace escasos días en Brasil, cuando el Tribunal Supremo de aquel país dictó una sentencia que obliga a las grandes empresas arroceras a retirarse de una región norteña que tiene una extensión similar a la de Zaragoza para dejar este territorio en manos de 19.000 indios, sus históricos ocupantes y que han luchado durante décadas para hacer posible este hito. “Resistieron a todos los intentos de corrupción. Es un ejemplo de dignidad”, señaló el escritor portugués.
Este puñado de seres tribales “que se pintan la cara” han dado una lección, según expuso el autor de Memorial del convento durante su intervención. “Recuperaron las tierras, pero no su dignidad, porque nunca la perdieron”, subrayó.
Acto seguido lamentó que esta actitud no sea precisamente la habitual en el resto del planeta. Al hablar del aso concreto de Lanzarote, donde reside desde 1993, afirmó que “una parte de la población se ha dejado corromper” y rescató unas declaraciones suyas de hace años en las que aseguraba que la Isla estaba asistiendo a la segunda muerte de César Manrique, en este caso a la de “su espíritu”. Incluso hizo público lo que sucedió al término de aquella conferencia. Un político local, que según la definición del Nobel tenía tras de sí “una vida construida sobre la ilegalidad”, se le acercó para suscribir sus palabras. Saramago todavía se sorprende cuando lo recuerda. “Se atreve a decirme a mí que estaba de acuerdo con casi todo…”. No quiso dar el nombre del cargo público.
Dio la pista de que estaba encarcelado.
El relato sobre los indios le sirvió para preguntarse en voz alta por el sentido auténtico del término ‘civilización’. También, caminando por otras veredas, dio cuenta de sus problemas con la divinidad. “Yo tengo unas cuentas pendientes con Dios, porque hay cosas que no le perdono, como que supuestamente exista.
No soporto la maldad y la hipocresía que han crecido a la sombra no sólo del cristianismo, sino de las religiones en general, que nunca han servido para unir a los hombres”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: