“El mundo sería menos seguro sin la OTAN” Entrevista de Etienne Strebel para swissinfo

La neutralidad, un principio fundamental La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cumple 60 años. Desde su fundación en 1949, esta alianza militar ha marcado el mundo y un país neutral como Suiza, que no es miembro de ella.

Victor Maurer, director suplente del Centro de Estudios de Seguridad de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), explica las relaciones de Suiza con la OTAN.

swissinfo: La OTAN festeja su 60 aniversario. ¿Cree que Suiza tendría más ventajas si fuese miembro de esta alianza?
Victor Mauer: Suiza no tiene interés de convertirse en miembro de la OTAN. La cuestión no es actual ni lo ha sido en el pasado, pese a que Suiza durante la Guerra Fría resultó beneficiada de la sombrilla nuclear de la Alianza.

Por otra parte, hoy es muy poco probable un ataque convencional en Europa. Además, una adhesión de Suiza a la OTAN no tiene ningún apoyo político interno, ni tampoco sería justificable en el marco de la política de neutralidad helvética.

swissinfo: ¿El mayor inconveniente para ingresar en la OTAN sería entonces la posición de Suiza como país neutral?
V.M.: Cierto. El artículo 5 del Tratado de Washington establece claramente que en caso de un ataque a un Estado miembro, sus socios deben brindar apoyo. Esto condicionaría el ejercicio de la neutralidad.

swissinfo: Si bien Suiza no es miembro, participa en programas de cooperación de la OTAN para labores de paz. ¿Esto afecta la neutralidad suiza?
V.M.: No, la neutralidad suiza no está en entredicho con la participación en estos programas. Esta asistencia por la paz promueve la colaboración civil y militar de los Estados; y puede ser -pero no de modo obligatorio-, una etapa previa para una posterior adhesión. El punto central son los programas de formación y transformación.

De este modo, cada país puede decidir en qué medida participa en esos programas.

Victor Mauer. swissinfo: ¿Qué significa Suiza para la OTAN?
V.M.: En comparación con otros Estados, su significado es más bien reducido. Sin embargo, Suiza realiza, por ejemplo, una atractiva contribución a los programas de formación a través de la Red de Seguridad y Relaciones Internacionales del Centro de Estudios de Seguridad de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Política de seguridad, desalojo de minas antipersona, control democrático y control de Fuerzas Armadas).

Con relación a otros Estados, la aportación militar suiza en sus relaciones con la OTAN es limitada. El país participa en la misión de la Kfor (fuerza internacional de la OTAN en Kosovo) con un contingente de Swisscoy. Su participación es importante y muy apreciada.

swissinfo: En Suiza existen aún círculos que critican el compromiso helvético con la OTAN, argumentando que esta labor afecta la neutralidad. ¿Por qué?
V.M.: Para algunos sectores, la OTAN es hoy día la Alianza de la Guerra Fría. En realidad, aquellos que la señalan como una alianza militar clásica permanecen mentalmente en las trincheras del conflicto Este-Oeste. La Guerra Fría ha dejado de ser tema desde hace tiempo para la Alianza.

swissinfo: ¿La OTAN ha dejado de ser lo que fue en sus inicios en 1949?
V.M.: Correcto. La Alianza ha vivido una transformación fundamental desde los sucesos de 1989 a 1991. Sin embargo, la OTAN fue mucho más que una alianza militar durante la Guerra Fría. Fue un foro consultivo trasatlántico, que encarnaba la seguridad hacia adentro y hacia fuera de ella.

Esto no contradice en ningún sentido el hecho de que el artículo 5 –la obligación de apoyo-, ejerciera después de 1990 un enorme poder de atracción por parte de los Estados de Europa del Este.

swissinfo: La participación de la OTAN en Serbia en 1999 fue un ataque preventivo que no fue bien visto por Naciones Unidas. No hubo mandato alguno para efectuar esta acción. ¿Esta es la política futura de la OTAN?
V.M.: Se debe observar el contexto de la intervención de 1999. La masacre de Srebrenica estaba omnipresente en la política y en el ámbito público. Había conciencia de que en ese entonces, en la guerra de Bosnia, la intervención se realizó demasiado tarde.

Los europeos y los estadounidenses estaban de acuerdo en no permitir una segunda catástrofe humanitaria en los Balcanes. No existió un mandato de la ONU debido a que estaba bloqueado su Consejo de Seguridad, tal y como ocurrió en la Guerra Fría.

Y por ello habría sido totalmente inadecuado señalar a la OTAN como una fuerza intervensionista. Hoy es una organización de defensa colectiva, de seguridad cooperativa y una gestora de crisis con tareas globales.

swissinfo: ¿Cómo sería hoy el mundo sin la OTAN?
V.M.: Tras la caída de la Unión Soviética y la disolución del Pacto de Varsovia, no son pocos los que esperan un fin de la OTAN. Si la Alianza Atlántica permanece estable, se debe, en primer lugar, a que en 1994 inició un proceso de transformación fundamental y exitoso, además de plantearse sus nuevos retos en materia de política de seguridad.

Si la OTAN se disolviera hoy, se plantearía sin falta la pregunta de qué estructuras de orden político deberían ocupar su lugar.

Requerimos de estructuras del orden, ya sea en los ámbitos de las finanzas y de la política económica, o en la esfera de la política de seguridad. Creo que, en conjunto, el mundo sería menos seguro si no existiera la Alianza Atlántica.

swissinfo, Etienne Strebel
(Traducido del alemán por Patricia Islas Züttel)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: