AMBIENTE-ANTÁRTIDA: Barreras de hielo en vías de extinción – Por Marcela Valente

BUENOS AIRES, abr (IPS) – El aumento acelerado de la temperatura en la península Antártica provocó en 20 años la desaparición de más de 85 por ciento de la superficie de barreras de hielo que rodeaban la mitad norte de la saliente, alertan expertos.

El último desprendimiento se produjo a comienzos de este mes y fue al sur. La barrera de Wilkins, pese a estar al sudoeste de la península, había reducido su superficie de 16.000 a 13.700 kilómetros cuadrados y finalmente se emancipó hacia el mar. La formación de hielo tiene unos 250 metros de espesor.

“Era previsible por el estado en que estaba. Había quedado un remanente inestable y no sabíamos si iba a ser este verano (austral) o el próximo”, comentó a IPS el biólogo experto en glaciología Hernán Sala, del estatal Instituto Antártico Argentino.

Un estudio último indica que está siendo afectada la viabilidad de las barreras ubicadas al sur de la península, donde la temperatura promedio en verano es de 1,5 grados bajo cero, y por lo tanto la mayor parte de las existentes en la región, explicó.

La separación fue confirmada por el Servicio Antártico Británico, en base a imágenes satelitales de la Agencia Espacial Europea. Pero hace tiempo que Sala y el glaciólogo Pedro Svarka, del Instituto, alertan sobre la desintegración de barreras.

Las plataformas se van debilitando y fragmentando paulatinamente, se cubren de una superficie de agua, y luego no soportan los embates del mar, que provocan el quiebre de los puentes que las unen al continente.

Sin proponérselo, el suceso colaboró con la campaña titulada “Cambio Climático en la Antártida” que lleva adelante el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) junto con la Fundación Vida Silvestre Argentina para sensibilizar al mundo sobre el fenómeno.

Mientras los ministros del Consejo Ártico y del Tratado Antártico llevan a cabo este mes su primera reunión conjunta de la historia en Baltimore, Estados Unidos, las entidades ecologistas alertaron que “el tiempo se acaba”.

En diálogo con IPS, Juan Casavelos, de la Fundación Vida Silvestre Argentina, señaló que los ministros están reunidos desde el 6 de este mes por el 50 aniversario del Tratado Antártico y también para plantear su preocupación por el impacto del cambio climático en ambos polos.

“El aumento promedio global de la temperatura en el planeta fue de 0,8 grados, pero en los polos superó 2,5 grados”, alertó. “Esperamos que el desprendimiento de la barrera de Wilkins sirva para llamar la atención”, añadió.

Según el Instituto Antártico, en el último medio siglo la temperatura del aire en la península, ubicada 1.600 kilómetros al sudeste del continente americano, aumentó 2,5 grados. Las dos últimas décadas fueron las más cálidas del siglo en la región.

En cambio, en la Antártida, sobre todo en la parte oriental de ese continente helado, se da un proceso de mayor enfriamiento que también estaría relacionado con el cambio climático provocado por la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Las transformaciones más dramáticas, advierten los expertos, se expresan en el colapso de las barreras en torno a la península Antártica. Ya son más de 30.000 kilómetros cuadrados de hielo glaciar que derivaron al océano como gigantescos icebergs.

Según Sala, ya se soltaron el 85 por ciento de las plataformas de hielo que rodean la península en el borde oriental y occidental de la parte norte.

La de Wilkins está más al sur y tiene la superficie de la isla estadounidense de Hawaii, en el océano Pacífico. Antes, se habían desprendido las barreras de Larsen A y B, Canal de Príncipe Gustavo, Muller, Jones, Wordie, George VI Norte y Sur.

Sala explicó que el Instituto maneja una hipótesis que se va confirmando con cada suceso. Los investigadores sostienen que con el colapso de las barreras, los glaciares que las alimentan aumentan la velocidad de carga de hielo hacia el mar.

No es el caso de Wilkins, que se nutría de las precipitaciones sobre la plataforma. Pero sí el de Larsen A y B, dijo. Tras el colapso, sus glaciares tributarios aumentaron hasta ocho veces su velocidad, adelgazaron y retrocedieron.

Esta segunda variante es la que provoca el aumento en el nivel del mar. “Es una tendencia preocupante que involucra a la península, no al continente antártico, y contribuye poco, por ahora, al aumento del nivel del mar”, informó Sala.

No obstante, si se desintegra Larsen C se perdería una pared inmensa que contiene gigantescas masas de hielo del interior de la Antártida, provocando una elevación del nivel del mar en las costas, advirtió el Instituto. Casavelos manifestó que los científicos “están extremadamente preocupados por la rapidez con que se manifiestan los impactos del recalentamiento global en las regiones polares” y anticipó que a mediados de año, el Comité Científico de Investigaciones Antárticas difundirá un informe sobre este fenómeno.

“Capas de hielo del tamaño de pequeños países están desmoronándose y las últimas evidencias muestran que los efectos del recalentamiento global están incrementando este proceso en Antártida, donde acaba de colapsar Wilkins”, señaló.

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: