INFIERNO DE COBARDES por JOSé RAMóN CHAVES PERDOMO (*)

El panorama político canario actual, más que un circo repleto de payasos, lo que resulta ante nuestra visión es una auténtica tomadura de pelo.

Casi todo el mundo, en Canarias por lo menos, cuando reflexiona sobre política, piensa lo mismo: “…esto es así, la política funciona así, esto es lo que hay, ¿qué le vas a hacer?…esta cosa y esta otra, pero nada más (resignación absoluta). Es una lástima que haya tanto desconocedor de lo que se teje en el panorama político canario o simplemente no quiera saber nada de todo ello. Pero es que se soslaya mucho al ciudadano canario y se le discrimina por ser obrero (pobre) para diferenciarlo del otro, del que tiene capacidad económica (rico) y que se paga su propia Educación y su propia Sanidad, fiel reflejo del carácter de conquistadas (colonias) que tienen nuestras islas. A seguir tragando y nadie reacciona…Inmediatamente después, en las siguientes elecciones autonómicas y cada 4 años, pase lo que pase, hagan lo que hagan, traicionen a quien traicionen los políticos canarios, siempre salen elegidos prácticamente los mismos. Esto es como si yo votase para que administre mi vida mi propio verdugo, el que me va a cortar la cabeza. Una incongruencia social total y absurda. Todo ello me hace indefectiblemente pensar que algo grave está ocurriendo en los individuos en Canarias y en su libertad de pensamiento. ¿Se padecerá por estas latitudes, y debido al alisio, el síndrome de Estocolmo? ¿O simplemente esto es el colmo?

La consciencia del pueblo canario aparte de haber sido traicionada por sus propios representantes, se encuentra aletargada en ésta Democracia Representativa, que no Participativa. El ciudadano canario no participa de la política ni se implica en la lucha, simplemente “alega”, se queja donde no debe y con quienes no debe y luego se duerme en los laureles de la desidia. Claro es que, de igual modo, está muy mal informado y simplemente ejerce de sufridor de los desmanes y chafalmejadas llevadas a cabo por éstos “administradores de la nada” que son nuestros representantes políticos en el Gobierno de Canarias.

Puedo entender que todos tenemos problemas, pero los ciudadanos deben saber que muchos de sus problemas particulares, la gran mayoría de ellos, se deben precisamente a la mala gestión política que sus representantes hacen de sus vidas, en la que todos irremediablemente estamos envueltos queramos o no, de la educación, de la sanidad, de la justicia y de los asuntos sociales. Luego nos quejamos en el Bar, pero seguimos votando lo mismo, ya no creo que ni por ideología sino por costumbrismo absurdo, por miedo e ignorancia plena. Es más que sabida esa frase de “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

No hablo gratuitamente, se trata de una meditación profunda y crítica (a veces me da por pensar y todo) en base a las circunstancias que hacen que el pueblo canario esté siendo tan maltratado hoy día, que estamos casi en el año 2010 y ocurren cosas delante de nuestras narices que son más propias de la Edad Media que de una Democracia del Siglo XXI, como el caso Chovito, Tindaya, Tebeto, Eólico, Calle Pavía, Emmasa, las Teresitas, etc, etc, etc, más los actuales casos de corrupción de los ayuntamientos de Arona, Santa Cruz, Puerto del Rosario, etc, etc, etc… Casos que le han costado al erario público canario, hasta la fecha, más de 600 millones de euros. Y todo ello por la nefasta gestión que nuestros representantes actuales han hecho en Canarias, las islas desafortunadas. La política urbanística desarrollada en Canarias y una cadena de errores administrativos han costado más de seiscientos millones de euros al ciudadano en los dos últimos años. Debido a una serie de actuaciones totalmente desastrosas y llamadas al fracaso desde el principio, y a un conglomerado de negocios nacidos muchos al calor del ladrillo, la Justicia ha dictado una docena de sentencias en cadena cuyo resultado es un quebranto a la administración pública canaria de dimensiones considerables.

Sólo el Gobierno regional y los ayuntamientos de las dos capitales canarias acumulan pleitos judiciales perdidos por valor de 518 millones de euros en los dos últimos años. Y ahora acaba de saltar el caso Emmasa, que podría costarle al Ayuntamiento de Santa Cruz una buena suma de dinero. La actuación de la administración pública en la mayoría de los pleitos es, además, difícilmente explicable desde el punto de vista estrictamente jurídico, y la característica principal ha sido la pasividad ante las reclamaciones.

La tan comentada sentencia por el asunto de la Montaña de Tebeto, por la que el Gobierno de Canarias -por el momento- tiene que desembolsar 101 millones de euros en los próximos días, es el paradigma de la política judicial que ha llevado a cabo en los últimos años la administración pública isleña. Lo que ha hecho el empresario Rafael Bittini, propietario de Canteras Cabo Verde, no es otra cosa que aprovecharse de la nula defensa del interés público que se ha hecho desde el Gobierno de Canarias a lo largo de quince años para ir ganando, uno tras otro, todos los pleitos relacionados con las montañas majoreras de Tebeto y Tindaya. Con Tebeto ha conseguido 101 millones de euros, y con Tindaya la cifra puede llegar a otros setenta millones de euros desde el momento en que decida ejecutar la sentencia del Tribunal Supremo que obliga al Gobierno de Canarias a devolver a Cabo Verde el cincuenta por ciento de las acciones de la empresa pública Proyecto Monumental Montaña de Tindaya (PMMT), valoradas en esos setenta millones.

En el caso Tebeto, que es el que está de más actualidad ahora mismo, y desde el inicio del expediente administrativo en 1993, todos los partidos políticos han actuado de alguna forma en él.

Cada día que transcurría hasta la sentencia del TSJC la cuenta de la indemnización por el caso Tebeto aumentaba en 24.548 euros, el sueldo anual de un trabajador medio español. En un mes, los intereses y gastos derivados de ellos suponían 736.466 euros. Y un año después de haber ganado una sentencia de reclamación patrimonial por valor de 92.295.312 euros, Rafael Bittini ha sumado 8.837.592 euros a la cuenta en intereses. Y los que quedan, pues el Gobierno no parece decidido a frenar la sangría y encima ahora se posiciona como valedor de los intereses de los canarios (menuda poca vergüenza). Unas cifras que asustan aunque se miren desde el lado más optimista, porque la versión pesimista es desoladora.

Sólo Eustasio López, propietario del Grupo Lopesan, ha ganado ya tres sentencias relacionadas con la moratoria por valor de 140 millones de euros por dos planes parciales en Fuerteventura y otro en Gran Canaria (Meloneras). A ellas hay que añadir 18 millones más del empresario Félix Santiago y cuatro millones más de Teo Gerlach por la paralización de otra construcción en San Bartolomé de Tirajana.

Y mientras todo esto ocurre con la “Gestión” de nuestros presupuestos por parte de estos “contables de barrancos” que es nuestro Gobierno Autónomo actual, Canarias será la comunidad autónoma que destruya más empleos a final de 2009, ya que se calcula que un 11,5 por ciento de los empleos creados dejarán de existir cuando acabe el año y seguirán perdiéndose empleos netos en 2010 a pesar de que se prevé una cierto alivio en la caída de la actividad económica. Además, y derivado de lo anterior, será la región donde más caerá el consumo per cápita, cayendo un 7 por ciento a final de año.

Podemos utilizar nuestra propia terminología canaria para hacernos ésta pregunta: ¿Será cierto eso de que estamos aplatanados? ¿tenemos la cría muerta? ¿la gente no quiere o no sabe participar en política? ¿dónde está el espíritu de lucha de la clase obrera canaria? ¿dónde está esa leche y gofio que hemos bebido desde chicos y que se supone nos hace tan fuertes? ¿o eran mentira las afirmaciones de nuestras madres con respecto al gofio?

Olvidemos a quienes no les interesa la protesta porque están relativamente acomodados en sus puestos de trabajo fijos o en sus empresas, olvidemos a los aburguesados laborales, esos no nos va a ayudar ni podemos contar con ellos porque encima son insolidarios…pero ¿y el resto, dónde está el resto que según las estadística se acercan a los 300.000 desempleados canarios? ¿cómo están viviendo? ¿a qué se dedican? Podemos hacer cálculos estimativos de Economía Sumergida o sobre delitos que se cometen por desesperación familiar, pero aún así las cuentas fallan, no cuadran, por alguna parte se escapan los efectivos, las cuentas no se ajustan, pero al mismo tiempo no se ve a nadie en la calle protestando, exigiendo y luchando por todos estos desmanes sociales que se están cometiendo.

La crisis económica y el desempleo han empujado en lo que llevamos de año a otras 12.000 familias canarias a solicitar algún tipo de ayuda social a las administraciones públicas para poder hacer frente a las necesidades más básicas, es decir, comida, alquiler y recibos de servicios esenciales como la luz o el agua. Estas 12.000 familias se añaden a las más de 25.000 que ya estaban recibiendo prestaciones sociales antes de que comenzara la agudización de la crisis y el fuerte crecimiento del paro en las Islas.

¿Hasta cuándo puede ser sostenible una situación social como ésta?
Desde luego que todo éste panorama social en Canarias es el que le conviene al político interesado y cacique, a ese “Nacionalista” de su propia casa, a ese “Independentista” de sus propias empresas que es el político de ATI-CC y sus pactos con amigos igual ralea como el PP. ¿Cómo se puede confiar políticamente en personajes como éstos? Se atreven hasta decir que no se invertirá más de lo presupuestado en 2009 en materia de educación y sanidad para el 2010 debido a los enormes gastos judiciales habidos y se quedan tan panchos. ¡Qué se jeringuen los más pobres! Evidenciado así su chapucera gestión económica y lo que es peor: que les conviene tener un pueblo de borregos ignorantes e incapaces de defender sus derechos por no saber ni de qué manera hacerlo ni a dónde recurrir para ello. Tenemos el deber de defender y apoyar todas aquellas iniciativas que vayan en beneficio de nuestra tierra, de nuestro medio ambiente y de nuestra economía, tan masacrada y expoliada por quienes se llaman Nacionalistas y luego actúan como auténticos Caciques con tendencias vacilonas y arrogantes hacia la ciudadanía canaria, esa coalición que nos mal-gobierna formada por ATI-CC y PP.

Por nuestro propio bien, espabilemos, y no dejemos que la desidia se apodere de nuestras mentes a conveniencia de sinvergüenzas que interactúan en la plutocracia de sus pequeños reinos de Taifas, en nuestros municipios, en nuestras capitales y en nuestras islas. Los canarios somos un pueblo con identidad, hagámosla valer.

(*) Secretario Sector Laboral y Seguridad del sindicato STAP-Canarias

Fuente: Eldigitaldecanarias.net

Anuncios

Una respuesta

  1. En mi opinión, del asunto Tebeto todos somos responsables de algún modo.
    Me explico, es un asunto que nace hace muchísimos años y que resulta extraño desde el principio. Te doy, no usas, te digo que con otros, vendes, te compro, te quito, te digo que sí, ahora que no, la Consejería otorga, el Planeamiento niega…. Y finalmente el afectado aparece ante el TSJC y reclama que qué hay de lo que ha dejado de ganar en todo ello…., nadie se opone a su pretendida valoración económica y la sala le concede lo que reclama.
    Llegado el momento de afrontar el pago surgen todo tipo de comentarios de parte – de partido, de magistrados, informaciones partidistas…. – un caos de acusaciones cruzadas que no deberían hacernos perder de vista lo fundamental: ALGO HA FALLADO CLAMOROSAMENTE en la vida administrativa de la Comunidad Autónoma de Canarias.
    Nuestra obligación como votantes y como miembros de la sociedad en la que vivimos habría sido la de retirar del poder político a cada uno de los sucesivos cargos públicos que han intervenido de forma manifiestamente irresponsable y/o que han dejado hacer a quien no debía. La labor fiscalizadora de la sociedad civil ha fallado, la de los grupos de la oposición política del Gobierno Autónomo también y, en estos momentos igualmente noto la falta del CLAMOR POPULAR reclamando en las calles a los políticos, funcionarios y técnicos que por acción o por omisión han sido responsables de este triste resultado.
    Todo ello sin olvidar que resulta inexplicable que a estas alturas no haya habido una intervención de oficio por parte de la Fiscalía Anticorrupción para desentrañar las claves de esta operación que tiene indicios más que sobrados de asalto-consentido a las cuentas públicas y que, desde el Gobierno de la Nación, no se hayan pedido explicaciones por este y otros muchos ASUNTOS DOMÉSTICOS de todo punto intolerables en un estado democrático riguroso en el que desearíamos vivir.
    Somos lo que consentimos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: