Ojo por ojo

Angola comenzó a expulsar inmigrantes congoleños de su territorio en 2003. La mayoría de ellos residían entonces en la rica provincia diamantífera de Luanda Norte, donde, según diversos informes, muchos estaban involucrados en la minería ilegal.
Para este mes, los expulsados sumaban 160.000, mientras recrudecían las denuncias sobre violaciones masivas y actos de brutalidad a manos de guardias fronterizos angoleños.

Los que son deportados a República Democrática del Congo regresan en busca de trabajo, con frecuencia, pocos días o semanas después. La ONU analiza la situación, pero el bienestar de esos migrantes ha dependido hasta ahora, en gran medida, de agencias de asistencia católicas.
Ante las demandas por maltrato de congoleños a manos de guardias de frontera, representantes de la ONU manifestaron su preocupación al canciller angoleño Assunçao dos Anjos.
Eso no detuvo la muy promocionada “Operación Limpieza”, por la cual Angola deportó en menos de tres días a más de 2.500 inmigrantes del enclave petrolero de Cabinda.
A comienzos de este mes, cuando Kinshasa comenzó con sus deportaciones de angoleños en represalia, un equipo de representantes de varias agencias de la ONU e instituciones humanitarias visitó Bas Congo, la región de Angola donde son depositados la mayoría de los expulsados.
© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: