SALUD-GUATEMALA: Alfabetización sexual Por Danilo Valladares

GUATEMALA, nov (IPS) – El reglamento de la Ley de Planificación Familiar de Guatemala llevará la educación sexual a las aulas y facilitará el acceso a métodos de planificación familiar. Para las organizaciones sociales es una victoria en la batalla contra la mortalidad materna e infantil y el crecimiento demográfico.

El reglamento, que el 30 de octubre puso en vigor la ley aprobada en 2005, ordena al Ministerio de Salud, al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y a otras instituciones públicas y privadas proveer métodos modernos de planificación familiar a la población.

También dispone que el Ministerio de Educación incluya en el currículo de enseñanza primaria la educación sexual, a través de temas como el conocimiento de sí misma y sí mismo, cuidado personal, reproducción humana, órganos sexuales, embarazo, maternidad y paternidad responsable e infecciones de transmisión sexual.

“Somos el tercer país latinoamericano con la tasa más alta de mortalidad materna y el primero en crecimiento demográfico, somos más comparativos a los países africanos que a los latinos”, dijo a IPS Mirna Montenegro, del no gubernamental Observatorio en Salud Reproductiva.

Junto con Haití y Bolivia, Guatemala forma parte del trío de países latinoamericanos con la peor tasa de mortalidad infantil, 30 defunciones de menores de un año por cada mil nacidos vivos, según datos preliminares de la Quinta Encuesta Materno Infantil 2008-2009 presentada el 19 de este mes por las autoridades.

El aumento de embarazos en niñas y adolescentes, así como miles de abortos inseguros también preocupan al Observatorio “La entrada en vigencia de esta ley es muy importante” porque ayudará a disminuir todos estos índices, explicó Montenegro.

El aborto está restringido por la ley y se permite solamente en casos en los que está en peligro la vida de la embarazada. A pesar de ello, cada año 65.000 guatemaltecas que enfrentan un embarazo no planeado buscan un aborto, a menudo arriesgando su salud al recurrir a personal no capacitado, según un estudio del Instituto Guttmacher, publicado en 2006.

Se estima que anualmente unas 22.000 mujeres buscan ayuda médica por complicaciones de abortos inseguros, según ese estudio.

Montenegro apuntó dos aspectos cruciales contemplados en la ley y su reglamento, uno de ellos es la creación de la Comisión Nacional de Aseguramiento de Anticonceptivos, que vigilará el abastecimiento de estos fármacos y dispositivos a través de los diferentes servicios de salud.

El éxito de los métodos de planificación familiar está comprobado científicamente, según Montenegro. “Las mujeres tienen mayor acceso a fuentes de riqueza, y ayudan a reducir los índices de mortalidad materna e infantil”, dijo.

El otro aspecto es la educación en sexualidad humana diferenciada, de primero a tercer año, y de cuarto a sexto año de educación primaria. “Porque es complicado dejarle la responsabilidad solo a los padres si tomamos en cuenta que un 30 por ciento de los hogares en Guatemala carecen de la figura paterna”, señaló.

Además de la mortalidad, Guatemala registra la mayor tasa de desnutrición crónica infantil de América Latina, 49,3 por ciento en menores de cinco años, mientras ocupa el cuarto peor puesto en el plano mundial, según el Fondo de las Naciones Unidas para Infancia (Unicef).

“La planificación familiar no es una varita mágica, pero es una medida de salud que puede ayudar a salvar vidas y mejorar la calidad de vida de niños y niñas”, dijo a IPS la especialista Dalia De La Cruz, de la Asociación Pro Bienestar de la Familia de Guatemala.

Guatemala es el segundo país latinoamericano con mayor crecimiento de población, estimado en 2,1 por ciento anual para el período 1998-2015, solo superado por Nicaragua, con 2,2 por ciento, según datos del Banco Mundial.

La nueva normativa pone al alcance de las mujeres y los hombres la posibilidad de acceder a un método anticonceptivo para espaciar embarazos y nacimientos.

“La educación sexual se está dando siempre, correcta o incorrectamente, aunque factores como el silencio, el machismo y la desintegración familiar impiden que se haga de forma adecuada”, dijo De La Cruz.

“No es sólo hablar de órganos sexuales ni de anticonceptivos, es enseñar a los hombres y mujeres a que se reconozcan como son, que se sientan satisfechos con su género y valoren al sexo opuesto”, añadió.

Pero no todos los sectores ven con buenos ojos la vigencia de la ley y el reglamento de planificación familiar. La influyente Iglesia Católica es su más férrea opositora, al punto que el cardenal Rodolfo Quezada anunció el 15 de noviembre una nueva acción legal contra la norma.

El reglamento viola la libertad de cátedra, la libertad de religión y el derecho de cada familia a tratar como le parezca mejor la sexualidad, y por eso se presentará un recurso de amparo contra él ante la Corte de Constitucionalidad, dijo el cardenal.

Esta es la última de las acciones de la Iglesia para evitar que entre en vigencia la nueva ley. Desde 2005, cuando fue aprobada, ha interpuesto siete recursos legales para mantenerla congelada, todos desestimados por el máximo tribunal.

Este año, Quezada llamó a los “padres de familia” a ejercer desobediencia civil contra la ley y la criticó duramente en sus homilías de los domingos.

Se trata de una norma inmoral porque “todo lo que facilite los abortos es una aberración”, alegó.

Para el activista José Roberto Luna, de la no gubernamental IncideJoven, “la ley no tiene ninguna inconstitucionalidad, ellos –la Iglesia Católica– podrán hacer todo lo que quieran, pero están violando el Estado laico de Guatemala”.

Este joven de 23 años cree que la ley de planificación familiar “busca garantizar el acceso universal y equitativo a métodos de planificación, cuando se demostró que hay una demanda insatisfecha de gente que busca servicios de anticonceptivos”.

Luna dijo a IPS que la ley establece una estrategia especial para la educación sexual de los jóvenes, lo que debería verse como una oportunidad. “Nadie resta a los padres su obligación de educar a los hijos, pero los que no tienen esa capacidad tienen la oportunidad de complementarla con la educación estatal”, señaló.

El gremio médico organizado también se pronunció a favor de la ley. “Vemos con suma preocupación el crecimiento de embarazos en jovencitas menores de 15 años y la mortalidad materna e infantil”, dijo a IPS el presidente del Colegio de Médicos de Guatemala, Mario López.

Si bien López estima muy difícil erradicar la mortalidad materna e infantil en este país, cree que sí es posible reducirlas de manera importante.

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2009)”
©El Bonsái 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: