MOZAMBIQUE: Renovación política con cara de mujer

MAPUTO, nov (IPS) Por Paola Rolletta

– Si María Moreno es elegida presidenta de la municipalidad de Cuamba, en la provincia de Niassa, Mozambique, el parlamento de este país perderá a una de sus principales figuras.

 

Moreno, de 49 años, es jefa del bloque de la coalición opositora Movimiento Nacional de Resistencia Mozambiqueña-Unión Electoral (Renamo-UE, por sus siglas en portugués).

 

Delgada y de pelo muy corto, Moreno representa la nueva cara del Renamo, que era conocido como “la antítesis de la virtud y la democracia”, según el sociólogo mozambiqueño Carlos Serra, “y que actualmente busca timonear el barco de la democracia”.

 

Luego independizarse de Portugal, en 1975, Mozambique fue arrastrado a la lucha regional contra el apartheid, el sistema de segregación racial institucionalizada en perjuicio de la mayoría negra que regía en Sudáfrica y en la colonia británica de Rhodesia (el actual Zimbabwe).

 

Así, Sudáfrica y Rhodesia financiaron a un grupo rebelde: Renamo.

 

Se desató una guerra civil, con un millón de muertos, 1,7 millones de refugiados y tres millones de desplazados internos. El conflicto terminó en 1992 y Mozambique ha gozado de elecciones limpias y pacíficas..

 

Moreno es parte de la nueva generación de políticos. Casada tres veces, con dos hijos de su primer marido, habla inglés y francés con fluidez. Representa la nueva imagen del Renamo, más educada y participativa.

 

Sus colegas la aprecian porque trabaja duro y tiene sentido del humor. Los periodistas la buscan porque responde a las preguntas sin rodeos. Y no lo viene mal, en estos tiempos en que la política se parece a un show, el hecho de lucir bien ante las cámaras.

 

Cuando era adolescente, en los años 60, era admiradora de Angela Davis, la activista afroestadounidense que integró el Partido Comunista de Estados Unidos y estuvo vinculada a los Panteras Negras, movimiento inspirado en la prédica de Malcom X, fundador de la organización Nación del Islam.

 

“Es la persona que mayor impresión me ha causado”, dijo Moreno en referencia a Davis.

 

Terezinha da Silva, socióloga y activista por los derechos femeninos, considera que Moreno es “de mente abierta, muy aguda y conocedora de los problemas”.

 

Los vinculados con la mujer son una de sus pasiones. “Aunque el alfabetismo ha aumentado en las áreas rurales, quienes saben leer son fundamentalmente los hombres. Las esposas continúan relegadas a una posición subordinada”, señaló.

 

Esa subordinación se traslada al campo político. “Las mujeres no tienen real poder de decisión. Muy frecuentemente permanecen como rehenes de sus partidos y olvidan la agenda de género”, afirmó Moreno.

 

En las elecciones del miércoles 19, buscará por segunda vez acceder a la presidencia del Concejo de Cuamba, la ciudad en la que vivió durante su adolescencia. En su primer intento, en 2003, recorrió la localidad a pie, en bicicleta y en automóvil.

 

“Fue una hermosa campaña. La gente se sorprendía al verme. No estaba acostumbrada a tener contacto directo con un candidato”, recordó Moreno.

 

La derrota fue amarga. “Creo que perdí a causa de la excesiva confianza que me generó el apoyo público que recibía. No anticipamos el juego sucio de nuestro adversario. Pecamos de ingenuos. Y, en política, ése es un pecado mortal”, dijo a IPS.

 

Moreno confía ahora en la victoria, dada su mayor experiencia política y la visibilidad que logró como legisladora nacional desde 2004.

 

Dos proyectos de ley llevan su firma. Uno contra el abuso del poder político y el otro sobre regulación de la radio y televisión públicas. También apoyo la recientemente sancionada ley contra la violencia doméstica. “Va más allá de los partidos, es algo que afecta a todas las mujeres de Mozambique”, afirmó.

 

Tras cuatro años de largos debates legislativos, Cuamba significa trabajo político.

 

“En el parlamento nos limitamos a poner el sello de aprobación a los proyectos que envía el gobierno. El diálogo político está demasiado centralizado en los grandes temas y es demasiado teórico”, dijo a IPS.

 

Cuamba es donde Moreno quiere hacer la diferencia. La ciudad, de 95.000 habitantes, es la capital económica de Niassa y centro neurálgico para el ferrocarril que transporta la producción hasta el puerto de Nacala, sobre el océano Índico.

 

Pero a pesar de su potencial agrícola y turístico, Niassa es una de las más pobres entre las 10 provincias de Mozambique.

 

Con una superficie de 129.000 kilómetros cuadrados, apenas cuenta con 170 kilómetros de carreteras pavimentadas. Tiene pocas escuelas y una deficiente red de agua potable y obras sanitarias. La mitad de su millón de habitantes viven debajo de la línea de pobreza.

 

“Existe una biblioteca municipal, pero está vacía. Tiene sillas y mesas, pero no libros. No hay cines. Con poca exposición a la cultura y las noticias, y con tanta energía disponible, los jóvenes beben mucho”, señaló Moreno.

 

Cuamba representa la periferia en todos los aspectos. Pero la transición de la capital a una provincia atrasada le resulta atractiva. “El mundo está hecho de aldeas. Por eso pienso que el poder local es muy importante para cambiar el mundo”, afirmó.

 

El padre de Moreno, un empresario, se sumó al Renamo desde la primera hora.

 

“Yo me resistí a afiliarme. No estaba de acuerdo con la lucha armada, pensaba que el diálogo era posible. Pero también era consciente de que las formas de pensamiento diferentes eran reprimidas”, recordó Moreno.

 

Niassa era conocida como “la Siberia tropical”, en referencia a los campos de concentración de la disuelta Unión Soviética en esa región que se extiende desde los montes Urales hasta el océano Pacífico, de clima muy frío.

 

El marxista Frente para la Liberación de Mozambique construyó en Niassa “campos de reeducación” cuando accedió al poder.

 

“La imagen de hombres y mujeres apretujados en camiones que llegaban desde la capital, Maputo, a los campos de reeducación no me ha abandonado con los años. ¿Ese era el país por el que lucharon los mozambiqueños?”, señaló Moreno.

 

En su opinión, el Renamo dejó atrás su pasado violento y se convirtió en una agrupación democrática. “Liberó al país del régimen de partido único, de la dictadura, para que pueda ser democrático en el sentido completo de este término”, aseguró.

 

© “Todos los Derechos Reservados, IPS Inter Press Service, (2008)” ©El Bonsai

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: